Colón pondrá en marcha este jueves la pretemporada después de las vacaciones. Lo hará en el predio Ciudad Fútbol, con la presencia del entrenador, Eduardo Domínguez, que estuvo las últimas semanas en el exterior. Toda la atención en las últimas horas estuvo en el sorteo de la 2ª fase de la Copa Sudamericana, donde se confirmó que el rival en los 16° de final será San Pablo de Brasil.

Con esta noticia el plantel retoma las tareas, sabiendo también que algunos jugadores podrían hacerlo por última vez, ya que sus contratos finalizan a fin de mes. Está claro que tienen un pie afuera Lucas Ceballos, Gonzalo Marinelli, Facundo Silva, Alexander Domínguez y Marcelo Estigarribia. Ya no está Germán Conti, transferido a Benfica, y estaría muy cerca de renovarse con Leonardo Heredia. Después están aquellos con los que se busca una continuidad, como Gustavo Toledo y Matías Fritzler, con los que habrá comunicaciones en los días que vienen.

LEER MÁS: La vez que Colón jugó en Brasil y le fue bien

Pero paralelamente están las gestiones sobre aquellos que son buscados por otras instituciones y los que se pretende negociar. Uno de ellos es Diego Vera, quien mostró un bajón alarmante de rendimiento en la Superliga. Tanto es así que el DT prefirió colocar a Alan Ruiz como falso nueve en dos encuentros. Además, sus actitudes para trabajar y encarar las cosas le restó puntos en la consideración y por eso la idea es poder prestarlo o, en su defecto, negociarlo.

El Sabalero es el dueño del pase y eso le permite manejar las diferentes opciones con cautela. Tanto es así como desde Córdoba llega la información que habría sido ofrecido a Belgrano. Como se sabe, el Pirata arranca comprometido con el promedio del descenso y necesita reforzar el ataque para ser protagonista. Sin embargo, esto no quiere decir que esté firmemente interesado en Viruta, sino que se trató de un acercamiento por parte de la representación del jugador.

LEER MÁS: Fue ofrecido a Colón el arquero Máximo Banguera

Si llega una oferta de transferencia, se analizará con detenimiento, pero es complejo pensar que llegue un equipo con por lo menos 900.000 dólares por un futbolista de 33 años. La idea en ese caso sería recuperar algo de la inversión inicial o bien de cederlo para que recupere todo su potencial, el cual mostró en la primera etapa con Domínguez como DT.

Habrá que ver si esto termina en buen puerto o si se trata de solo un mero acercamiento, de los que tanto hay en cada mercado de pases.