Más allá de jugar en 11 equipos, algunos de ellos en el exterior y de haber surgido futbolísticamente en Rosario Central, no caben dudas que si una camiseta identifica a Iván Moreno y Fabianesi es precisamente la de Colón con la que disputó 217 partidos y anotó 35 goles.

Lo más recordados sin dudas que fueron aquel que convirtió ante Boca en la Bombonera por el Apertura 05 para darle el triunfo al Sabalero por 1 a 0. Justamente fue el último festejo de Colón en ese estadio. Y luego los dos tantos que marcó en el Clásico del Clausura 12 en el 15 de Abril en el empate 2 a 2.

Su salida de Colón no fue la mejor, ya que se dio en plena crisis institucional y futbolística cuando le pintaron el frente de su casa, luego de aquel partido frente a Atlético de Rafaela que por pedido de Sergio Marchi no se presentaron a jugar y que tiempo después le terminó costando el descenso al Sabalero.

LEER MÁS ►► Colón le apunta a una joven promesa del ascenso

No obstante, más allá de esa situación el balance general da positivo y es por eso que la mayoría de los hinchas guarda un buen recuerdo del Torero. Volante con gol y que fue referente en varios planteles a lo largo de toda su etapa en el club rojinegro.

En su visita al programa la Voz del Sabalero por SOL 91.5 el Torero recordó sus tiempos con la camiseta de Colón y además agradeció el apoyo de los hinchas. Pero además contó una anécdota relacionada con el actual entrenador rojinegro Eduardo Domínguez.

"Gran parte de mi vida transcurrió en Santa Fe, de hecho es la ciudad en donde más tiempo viví que fueron nueve años de los 38 que tengo. Por eso es tanto el cariño que tengo por esta ciudad. No es un dato menor haber vivido tanto tiempo en un lugar, por eso tengo mucho arraigo por Santa Fe", comenzó diciendo.

LEER MÁS ►► "Más allá de alcanzar el objetivo, mi idea es continuar en el club"

Y luego agregó: " Estuve en distintos países, pero me costó adaptarme familiarmente en Grecia, salvo en México en los demás países la adaptación fue complicada. Pero acá el hincha conmigo siempre me trató muy bien, más allá de que en su momento me pintaron la casa, y ahí decidí correrme. En ese entonces yo estaba en el ojo de la tormenta y cuando sucedió eso quise alejarme un poco".

Para luego asegurar "Pero siempre el regreso fue bueno y el hincha me agradeció los gestos que tuve hacia el club. Di todo dentro de la cancha y la gente vio ese accionar genuino. Me da mucha felicidad la relación que pude generar con el hincha. Siempre digo que la tarde más emocionante que viví en mi carrera, fue el día que hice los dos goles en un Clásico en 15 minutos. Y eso que estuve a punto de no jugar ese partido, porque a mi nena la internan minutos antes del partido, y no sabía si podía jugar. Por suerte pude estar y fue el partido más importante de mi carrera".

Consultado respecto la posibilidad de dirigir respondió: "No descarto ser entrenador, pero de momento no me entusiasma dirigir es una profesión desgastante y ahora estoy enfocado en otras cosas".

Por último habló sobre el presente de Colón y recordó una anécdota con Eduardo Domínguez " A Colón lo veo bien, este ultimo semestre con algunos altibajos, pero logrando los objetivos. De todos modos sigue estando en construcción. Pero confío mucho en Eduardo, conozco su equipo de trabajo y con un año y medio en el club pienso que lo va a potenciar y a mantener a Colón en un plano importante. Fui compañero de Eduardo y después me dirigió, cuando estaba por agarrar Huracán me propuso que lo acompañara como ayudante de campo, pero yo quería jugar unos meses más y por eso le dije que no".