Colón
Miércoles 07 de Marzo de 2018

Dos equipos en uno

De mitad de cancha hacia atrás Colón está afianzado y repite los intérpretes, pero del medio hacia adelante los cambios son continuos y a excepción de Javier Correa ninguno se consolida como titular.

En los 18 partidos que se llevan jugados de la Superliga, el técnico sabalero Eduardo Domínguez no repitió la formación y a eso habría que sumarle los dos encuentros por la Sudamericana. Un hecho por demás de llamativo teniendo en cuenta que los resultados acompañaron, a excepción de esa racha de cuatro derrotas consecutivas aunque fueron ante rivales complicados (Atlético Tucumán, Talleres, Boca e Independiente).

La llegada de Gonzalo Escobar fue un acierto dado que el lateral izquierdo de apenas 20 años se ganó un lugar entre los titulares postergando al experimentado Clemente Rodríguez. A eso hay que sumarle la dupla de marcadores centrales conformada por Germán Conti y Guillermo Ortiz que son garantía de confiabilidad y Gustavo Toledo en el lateral derecho que viene cumpliendo, aunque en algunos partidos evidencia algunas complicaciones a la hora de la marca.

Así las cosas, el bloque defensivo no sufre cambios, salvo alguna lesión o suspensión. En consecuencia el gran interrogante se presenta de mitad de cancha hacia adelante. A los cuatro del fondo, habría que sumarle la presencia de Matías Fritzler quien hasta aquí se convirtió en el mejor refuerzo rojinegro. Pero el resto de los futbolistas están expuestos a entrar y salir de la formación con suma naturalidad.

Y es allí donde comienza la confusión respecto a quien es titular y eso sin dudas conspira para encontrar el mejor funcionamiento. Las continuas variantes no le permiten tener rodaje a un 11 definido aunque para el técnico eso no resulta un impedimento. De allí que mantendrá su postura en los próximos encuentros y por eso habrá que acostumbrarse a la rotación.


Aunque de ahora en adelante no habrá doble competencia ya que los 16 avos de la Copa Sudamericana se disputará después del Mundial y por eso Domínguez podrá volcarse de lleno a la Superliga, más allá del partido que deberá jugar ante Deportivo Morón por la Copa Argentina con fecha a definir.

Pablo Ledesma, Christian Bernardi, Cristian Guanca, Alan Ruiz, Mariano González, Marcelo Estigarribia, Tomás Chancalay, Facundo Silva, Leonardo Heredia, Adrián Bastía son los mediocampistas que fue utilizando el cuerpo técnico en el torneo. A estos 10 jugadores habría que añadir a Diego Morales (volvió a Tigre), Braian Galván y al antes mencionado Fritzler.

De esta manera, en 18 partidos utilizó 13 mediocampistas, dando muestra de los permanentes cambios que dispuso. Frente a este panorama, resulta complicado advertir quien es titular y quien no, sacando al Polaco Fritzler da la sensación que todos pueden entrar y salir.


Por su parte en el ataque Javier Correa quien convirtió tres goles consecutivos parece correr con ventaja para ganarse un lugar más allá de que ante el Zamora fue suplente y no ingresó. Aunque está claro que el entrenador decidió preservarlo en función del resultado.

Mientras que Diego Vera y Nicolás Leguizamón pelean por un lugar para hacer dupla con el cordobés. En esa carrera el uruguayo tiene ventaja, pero también depende del esquema que disponga el DT que por momentos puede jugar con un punta (Correa) y un media punta (Ruiz).

En los 18 encuentros de la Superliga, Domínguez utilizó 26 futbolistas, es decir más de dos equipos completos, una cifra elevada si se tiene en cuenta que apenas jugó dos partidos este año por la Sudamericana. Por lo cual, prácticamente no hubo doble competencia que amerite una rotación masiva como la que dispuso Domínguez.


Ante este panorama, la conclusión a la que puede llegar aquel que observa a Colón, es que de mitad de cancha hacia atrás Domínguez encontró el equipo, pero hacia adelante persiste en la búsqueda y las respuestas llegan en cuentagotas.

No es casualidad que en los cuatro triunfos que obtuvo Colón entre torneo local y Sudamericana dos de ellos fueron mediante cabezazos de sus defensores (Ortiz a Newell's y Conti al Zamora). Lo que habla a las claras de la dificultad para llegar al gol. De los últimos 10 encuentros apenas marcó seis goles y tres de ellos ante un modesto equipo como el Zamora.