Colón
Martes 15 de Mayo de 2018

Eduardo Domínguez: el técnico que hizo un culto de la eficacia

Se convirtió en el primer entrenador sabalero en clasificar al equipo a dos copas Sudamericana y de manera consecutiva. Pero además obtuvo el 54,2% de los puntos en el torneo local y el ciento por ciento en el certamen internacional. Jugó tres clásicos, ganó uno (visitante) y empató dos.

Por su estilo mesurado, su falta de carisma y esa imagen muchas veces desangelada, Eduardo Domínguez no es un técnico que enamora. Y a eso habría que sumarle que en más de un año de trabajo no fueron muchos los partidos que Colón logró brillar desde lo estético.

Incluso en esta última etapa el equipo careció de una identidad y a lo largo de las 27 fechas que disputó el Sabalero en la Superliga nunca repitió la formación. Eso sin dudas que conspiró para encontrar el mejor funcionamiento.

Pero otro defecto palpable de Colón fue no poder ganarle a los rivales más encumbrados, aquellos de mayor o igual jerarquía que el Rojinegro. Se imponía ante los adversarios más débiles pero no podía con los más poderosos. Una materia pendiente del ciclo de Domínguez.

Dicho todo esto, las estadísticas que supo construir el técnico le ganaron por nocaut al juego evidenciado por Colón. Habrá que rendirse ante las evidencias que automáticamente se traducen en los números que alcanzó Domínguez a lo largo de los 43 partidos que dirigió por el certamen doméstico.


Bajo su conducción el equipo ganó 19 encuentros, empató 13 y perdió 11. Obtuvo 70 puntos sobre 129 en disputa obteniendo el 54,2% de efectividad. A lo que habría que sumarle los dos cotejos por la actual Copa Sudamericana en la que se impuso al Zamora como visitante y local con el ciento por ciento de efectividad accediendo a los 16avos.

Domínguez es el primer entrenador en clasificar al Sabalero a dos competiciones internacionales y además lo hizo de manera consecutiva. Pero además no perdió el Clásico, empató dos y ganó uno que fue en el 15 de Abril después de 19 años sin poder hacerlo. Y además fue el equipo que más partidos estuvo invicto en la Superliga, ya que recién perdió en la 11ª fecha ante Atlético de Tucumán.

Por otra parte, fue el primer entrenador en lograr que Colón sume siete victorias consecutivas en Primera División al poco tiempo de asumir. En consecuencia, desde los objetivos planteados, no hay dudas de que el trabajo de Domínguez y su cuerpo técnico fue irreprochable, cumpliéndolo con creces.


Así las cosas, en caso de confirmarse su ida, está más que claro que Domínguez se va de Colón por la puerta grande y con la posibilidad intacta de volver en cualquier momento. No en vano se convirtió en el entrenador más exitoso de los últimos años.

Creer o reventar, pero cuando todo parecía que terminaría en un fracaso y que el DT se iba a ir con la cabeza gacha, en la noche de Avellaneda sacó pecho, acalló las críticas y metió a Colón nuevamente en la Sudamericana. Con algunos errores y mayores aciertos, Domínguez terminó escribiendo una página exitosa de la historia sabalera.