Después de la dolorosa derrota ante Belgrano por 1-0, rival directo por clasificar a una copa internacional, Colón se mentaliza en levantar rápidamente cuando el lunes que viene reciba, desde las 21.15, a River. Otra verdadera prueba de fuego para seguir sosteniendo la ilusión de meterse entre los primeros 11 de esta Superliga.

LEER MÁS: La noche en que Burtovoy se convirtió en leyenda

La caída ante el Pirata dejó mucho tela para cortar. No por el resultado en sí, sino por lo que mostró el equipo dentro del campo: sin argumentos para atacar y el bajón en el segundo tiempo, justo cuanto tenía que ir al frente en busca de, por lo menos, la igualdad. "Aún tenemos un partido pendiente ante Vélez", resaltó el entrenador sabalero, Eduardo Domínguez después del encuentro, en un acto reflejo para ser terminante en pos del objetivo que se persigue.

Pero la realidad era que justo se trata del rival más parejo y sin embargo estuvo lejos del rendimiento deseado. Quedan dos fechas de mucha adrenalina que a partir de la próxima puede comenzar a darle un corte definitivo a esta historia. Para medirse contra el Millonario, el DT ya sabe que no podrá contar con Gonzalo Escobar y Tomás Chancalay, quienes llegaron a las cinco amarillas.

El que podría volver a ser titular es Clemente Rodríguez, que es el reemplazante natural como lateral izquierdo, también podría ser una opción Lucas Ceballos, aunque un poco más atrás en la consideración. En tanto, es complejo pensar quién puede sustituir al futbolista nacido en Viale, ya que Domínguez podría disponer de un volante o bien de otro atacante.

LEER MÁS: Colón ya no tiene margen de error

Será una de esas semanas denominadas "largas" para trabajar y pulir aquellos detalles que no le permitieron imponer condiciones en Barrio Alberdi. Precisamente un tema coyuntural es seguir de cerca la evolución de Javier Correa, que no puedo jugar en la jornada pasada por una fuerte contractura. Había llegado con lo justo, pero sintió una sobrecarga en el calentamiento y el cuerpo técnico prefirió poner a Diego Vera en su lugar y resguardarlo.

El delantero viene en estado de gracia, con siete goles en 11 partidos y su ausencia se notó ante Belgrano, ya que Colón casi no tuvo situaciones de gol, pese a que Domínguez piensa que la cosa no fue así. Entonces, se supo que este martes se iba a someter a algunos estudios para analizar su situación y en base a eso, saber si puede ser tenido en cuenta.

LEER MÁS: Eduardo Domínguez: "Si el presidente piensa eso, es cosa de él"

Está claro que en esta etapa del campeonato solo es importante ganar y por eso ante River el Sabalero saldrá a dar el golpe para seguir acrecentando la ilusión de volver a la zona de Copa Sudamericana.