Diego Morales llegó a Colón sin que Eduardo Domínguez lo haya pedido, fue una gestión que realizó José Vignatti y que terminó aceptando el entrenador. Sin embargo y como era de esperar, Cachete no tuvo la posibilidad de mostrarse, ya que fueron muy pocas las chances que el DT le brindó.

Apenas disputó dos encuentros como titular con la camiseta rojinegra y que fueron en la 1ª y 2ª fecha de la Superliga ante Rosario Central y Arsenal respectivamente. En ambos cotejos fue reemplazado, frente al Canalla a los 27' de la segunda etapa y ante el elenco del Viaducto a los 14' del segundo tiempo.

Luego de eso, jugó cinco partidos más, todos ellos ingresando desde el banco y en la mayoría sumando muy pocos minutos. De hecho, con San Lorenzo ingresó a los 38' del segundo tiempo, ante Temperley a los 34' del complemento. Con Tigre a los 37' del segundo tiempo, frente a Atlético de Tucumán a los 21' y con Talleres a los 41' pero de la primera etapa por el lesionado Braian Galván.

En total, Morales sumó 230 minutos en Colón es decir, dos partidos y medio, demasiado poco si se tiene en cuenta que Domínguez le dio muchas oportunidades a futbolistas que no terminaron marcando la diferencia y por ese motivo Cachete decidió retornar a Tigre.

LEER MÁS ►► Un antecedente que favorece a Colón para evitar una dura sanción

Para la reanudación del torneo, Colón fue a buscar a Alan Ruiz, de similares características a Morales, es decir un enganche o media punta que tiene llegada al área rival. Sin embargo,hasta el momento no es solución, dado que disputó nueve partidos por el certamen local, siete de ellos como titular contando el de Vélez y apenas marcó un tanto que fue de penal ante Lanús.

En contrapartida, Morales disputó también nueve encuentros en el Matador, ocho desde el arranque y convirtió tres tantos. Ante Argentinos en el triunfo por 2 a 0, en el empate 1 a 1 ante Defensa y Justicia y en la victoria frente a Gimnasia de La Plata por 2 a 0. Es decir que cuando anotó Tigre sumó siete puntos sobre nueve en juego, resultando vital.

En función de lo hecho por los dos, está claro que el presente marca que Morales resulta hasta aquí más determinante en su equipo que Ruiz en Colón. Para concluir, que el cambio de Alan por Diego aún no le dio resultados al Rojinegro.