A fines del 2013 Colón atravesaba una crisis que parecía terminal, hacía poco tiempo había renunciado el presidente Germán Lerche y se anunciaban elecciones anticipadas con un club en llamas y una deuda económica que lo ponía de rodillas. Incluso le habían quitado seis puntos por no haber pagado la compra del pase de Juan Carlos Falcón. La pésima gestión de Lerche había generado un caos que luego terminaría con el descenso de Colón.

En medio de ese contexto desfavorable, el Sabalero jugaba el último partido del Torneo Inicial 13 y el técnico era Mario Sciacqua. El lunes 9 de diciembre de 2013 el elenco rojinegro salió a jugar frente a Olimpo en el estadio Roberto Carminatti y en la zaga central el técnico dispuso el debut de Germán Conti.

El Flaco tenía 19 años (nació el 3 de junio de 1994) y le tocaba ingresar en un equipo que venía de sumar cuatro derrotas consecutivas (contando el partido con Atlético de Rafaela en donde no se presentó a jugar y luego le dieron por perdido el encuentro).

LEER MÁS ►► Dos equipos en uno

Ese día Colón perdió 1 a 0 con un gol de David Vega a los 44' del segundo tiempo como para profundizar aún más el padecimiento de todos. Y encima cuando se jugaba tiempo de descuento el árbitro Darío Herrera decidió expulsar a Conti por una dura infracción.

La formación rojinegra fue la siguiente: Germán Montoya, Luis Castillo, Germán Conti, Lucas Landa, Bruno Urribarri; Gabriel Graciani, Sebastián Prediger, César Meli, Jacobo Mansilla, Martín Luque y Darío Gandín.

Nadie imaginaba que ese joven con el tiempo se convertiría en el capitán de Colón y un valor importantísimo al punto tal de ser codiciado por varios clubes argentinos y del exterior, de hecho el club puso una cláusula de rescisión de 3.500.000 euros para quien lo venga a buscar.

LEER MÁS ►► ¿Podría Germán Conti tener una chance en la Selección?

Pero además del gran rendimiento que lo afianzó como titular indiscutido el Flaco se ganó el reconocimiento del hincha que el otro día ante el Zamora lo ovacionó. Ese recuerdo amargo que significó el debut ante el elenco bahiense luego se tradujo en un presente exitoso.

Inlcuso el último partido que Colón jugó ante Olimpo fue empate 1 a 1 y el gol del Sabalero precisamente lo marcó Conti de cabeza en lo que fue el debut de Eduardo Domínguez en el banco sabalero. El defensor y el técnico tienen dos cosas en común: el puesto en la cancha y también que ambos tuvieron su bautismo de fuego ante el Aurinegro.