Colón tiene que dar vuelta la página luego de haber dado uno de los golpes más importantes de su historia al eliminar al poderoso San Pablo, líder absoluto del Brasileirao, de la Copa Sudamericana, tras una emocionante definición por penales en el Brigadier López, ya que en el horizonte inmediato se encuentra Tigre, a quien recibirá este domingo desde las 13.15, con arbitraje de Germán Delfino.

El trajín de las últimas semanas dejó secuela en varios jugadores, y más allá que Eduardo Domínguez decidió concentrar a los mismos 20 jugadores que lo hicieron para el encuentro ante el conjunto paulista, la idea sería esperar hasta último momento para definir el equipo.

Es que el Sabalero se presentará en la Superliga 64 horas después de haber jugado un encuentro muy intenso y emotivo por Copa Sudamericana, y si se le agrega el cotejo de ida (2 de agosto), más el del fin de semana pasado ante Patronato, la competencia es muy intensa y una mala decisión puede dejar secuelas muy importantes de cara al futuro.

LEER MÁS ►► Conmebol confirmó las semanas en las que jugarán Colón y Junior

Por eso Domínguez seguramente meterá algunas modificaciones de nombres y es casi un hecho que también de esquema, ya que el equipo presentó uno más cauteloso ante San Pablo donde debía conservar la diferencia lograda en el Morumbí y para jugar ante el Matador necesita tener un plan más audaz para que el equipo abroche su primer triunfo en el campeonato.

Es que este certamen cuenta solamente con 25 fechas, y un descuido o un mal arranque podrían hacerlo comenzar desde muy atrás en su gran objetivo, que es luego de haber abrochado el boleto para jugar dos Copas Sudamericana (2018 y 2019), ir por un lugar en la Libertadores de 2020.

El arquero seguirá siendo Leonardo Burián, quien ante San Pablo fue el gran héroe de la clasificación al atajarle un penal a Bruno Alves y está demostrando en los primeros partidos de la temporada que su contratación fue un gran acierto de la dirigencia y el entrenador.

En tanto, teniendo en cuenta que el equipo mutará del 3-5-2 que planteó el cotejo ante San Pablo al 4-4-2, que es el esquema preferido del DT, en la línea defensiva podría haber modificaciones. Clemente Rodríguez ingresaría por Gonzalo Escobar o Gustavo Toledo, mientras que en la zaga seguramente abandone su lugar Emanuel Olivera y que la misma esté integrada por Erik Godoy y Guillermo Ortiz.

LEER MÁS ►► Darrás: "El Cementerio de los Elefantes volvió a escribir en sus páginas doradas"

En la mitad de la cancha, en tanto, Christian Bernardi se podría parar por derecha; Mariano González ingresaría por Leonardo Heredia (abandonó el cotejo ante San Pablo con molestias físicas) o Marcelo Estigarribia, mientras que Matías Fritzler o Adrián Bastía, quien mejor se encuentre desde lo físico, estaría desde el inicio.

Adelante, en tanto, es una verdadera incógnita, pero se podría producir el ingreso de Tomás Chancalay o Nicolás Leguizamón podría estar desde el inicio por Alan Ruiz o Javier Correa.

Aventurar un equipo luego de tan importante desgaste sufrido ante San Pablo sería una verdadera quimera, pero los que más chances tienen de comenzar el cotejo son los siguientes 11: Burián; Toledo, Godoy, Ortiz y Clemente Rodríguez; Bernardi, Bastía o Fritzler, Mariano González y Heredia o Estigarribia; Ruiz o Chancalay y Correa o Leguizamón.