Con la victoria ante Patronato por 4-0, Colón volvió a meterse en la zona de Copa Sudamericana y por eso las expectativas del plantel se renovaron después de la meseta que hizo que perdiera esa condición. También se tiene muy en cuenta que tiene pendiente el partido contra Vélez y, en caso de volver a sumar de a tres, estará afianzándose e incluso ilusionándose con la Libertadores, aunque la cosa ahí ya es más compleja.

También es cierto que se viene una recta final de Superliga infernal y por eso cada punto cotizará en bolsa. Ni hablar de ganar, cosa que está en la cabeza del plantel de cara al choque con Belgrano del domingo, a las 15.30, en Córdoba. Pero paralelamente se está hablando desde el comienzo de semana del futuro de Germán Conti que, según los trascendidos, seguiría su camino en Portugal, más precisamente en Benfica, quien desembolsaría más de 3.500.000 de euros de la cláusula de rescisión.

LEER MÁS: El camino de Germán Conti apunta hacia Portugal

No es la primera vez que el Flaco aparece en la vidriera, ya que antes del arranque de 2018 estuvo muy cerca de emigrar a Atlético Mineiro, pero por cuestiones impositivas no se terminó concretando. Sin embargo, en las últimas horas volvió a tomar fuerza la chance para que el Rojinegro ya piense en posibles refuerzos.

LEER MÁS: Colón ya tiene a su primer apuntado para el mercado de pases

El mes pasado, UNO Santa Fe anticipó que había un jugador que tendría todo arreglado para llegar en Santa Fe y, cada día que pasa, parece ser más concreto pese a que no existe nada oficial. Desde Buenos Aires insisten con que Adrián Arregui, quien descendió con Temperley, formará parte del plantel el semestre que viene.

LEER MÁS: Las cinco posibilidades que tiene Colón de llegar a la Libertadores

Se desempeña como volante central, tiene 25 años y buenos antecedentes que le interesaron a el DT de Colón, Eduardo Domínguez. Nació el 12 de agosto de 1992, en Berazategui. Surgió de las inferiores de Quilmes, mientras que luego pasó a las juveniles de Berazategui, para luego consolidarse en el primer equipo. La era de Abel Moralejo fue el momento en el que el volante tuvo su salto de calidad y llegó a ser el capitán del Naranja.

En el primer semestre de 2014 arregló en Temperley para afrontar la segunda mitad de la Primera "B", donde logró el ascenso a la "B" Nacional. Posteriormente, participó del equipo que llegó a Primera División En 2017 emigró al Montreal Impact, donde jugó ocho partidos y regresó al conjunto celeste. Formó parte del plantel que le tocó descender en esta Superliga.

¿Será que llegará a Colón?