No será tarea fácil para los dirigentes armar un plantel a la altura de la calidad que tuvo el que cerró la edición 2017/2018 de la Superliga, ya que Eduardo Domínguez perderá a Alexander Domínguez y Germán Conti, quienes seguirán sus carreras deportivas lejos de Santa Fe.

Para Colón lograr la continuidad de Alexander Domínguez es casi imposible ya que Monterrey, club dueño de su pase, solicita 1.500.000 dólares por su pase, y luego habría que negociar un contrato en la misma moneda. De esta manera, como lo admitió el presidente José Vignatti, se analizan otras alternativas entre las que están Leonardo Burián y Guillermo Sara.

En tanto, Germán Conti se fue a Benfica luego de que su nombre sonara muchas veces en los anteriores mercados de pases. El excapitán sabalero se fue a cambio de 3.5 millones de euros limpios y firmó un vínculo por cinco temporadas con Las Águilas, con una cláusula de rescisión de 60 millones de euros.

LEER MÁS ►► La continuidad de Ledesma en Colón dependería de Domínguez

Además, hay algunos jugadores a los que se les termina el contrato como Matías Fritzler, Marcelo Estigarribia, Gustavo Toledo, Facundo Silva, Leonardo Heredia y Pablo Ledesma, con quienes los dirigentes tendrán que sentarse a negociar para renovarle sus respectivos contratos, si es que así lo dispone el DT.

Por otro lado, hay jugadores que tiene vínculo con la institución pero que se intentaría buscarles otros destino, como Clemente Rodríguez, Cristian Guanca y Diego Vera, que quedaron muy relegados en la consideración del entrenador sabalero.

En cuanto a los pedidos que les hizo Domínguez a los dirigentes no hay demasiados novedades, aunque hay un jugador que estuvo en su radar en el anterior mercado de pases y cuya llegada no se pudo dar debido a que se encuentra en uno de los clubes grandes de nuestro país y no lo quisieron soltar.

Se trata de Cristian Espinoza, quien terminó son contrato con Boca y volverá a Villarreal,club dueño de su pase. Guillermo Barros Schelotto no lo tendrá en cuenta y por el eso el club no buscará un nuevo préstamo. En la primera oportunidad la entidad de la Ribera desembolsó 500.000 euros para que juegue en Boca, cifra que lo separa y mucho de las posibilidades del equipo santafesino.

LEER MÁS ►► Colón pierde jerarquía y debe reemplazarla

Así y todo los popes rojinegros le trasladarán el interés al jugador, que es amigo íntimo de Domínguez, con quien fue compañero y lo dirigió en su paso por Huracán. Es más, la relación es tan estrecha entre ambos que se comenta que en algunos partidos de Colón se lo pudo observar en el palco que el DT tiene reservado para su familia.

Si se llega a dar el arribo de Espinoza sin dudas que será un salto de calidad que dará el plantel, ya que si bien no tuvo demasiado rodaje en el Boca bicampeón del fútbol argentino, se trata de un jugador desequilibrante apto para hacer la diferencia en ofensiva.

Espinoza nació el 3 de abril de 1995 y debutó en Huracán el 23 marzo de 2013, en el empate 2-2 con Instituto, en el estadio Tomás Adolfo Ducó. Allí disputó 90 encuentros y convirtió los nueve goles que tiene en su carrera. En tanto, luego fue adquirido por Villarreal, donde no alcanzó a jugar. Fue cedido al Alavés donde disputó seis encuentros, mientras que luego recaló en Real Valaldolid donde tuvo 11 participaciones. Por su parte, en Boca solamente cuenta con 10 partidos.