De estar bastante completo en ataque, a necesitar delanteros como el agua. El presente de Colón, de cara al partido de ida ante San Pablo de Brasil por la Copa Sudamericana, muestras complicaciones inesperadas para el entrenador, Eduardo Domínguez. Primero, con los desgarros de Nicolás Leguizamón y Tomás Chancalay, y segundo este miércoles con la lesión de grado 1 del aductor largo del muslo derecho de Javier Correa y la imposibilidad de contar con Tomás Sandoval por cuestiones médicas.

LEER MÁS: Correa está desgarrado y es muy difícil que juegue ante San Pablo

Así las cosas, el único atacante es Alan Ruiz, en la faceta de falso nueve, o pensar en algún juvenil de las inferiores. Se piensa también que alguno de los antes mencionados podría llegar, pero con lo justo. Ante esta situación, los dirigentes están llevando adelante algunas tratativas para no quedar tan disminuidos y, tras cartón, el mercado de pases luce harto complicado desde el primer día.

Sin embargo, el presidente sabalero, José Vignatti, ya tendría al hombre de jerarquía para el puesto: el chileno Mauricio Pinilla. A sus 34 años (4 de febrero de 1984), es actualmente jugador de Universidad de Chile donde, particularmente, renovó contrato hasta 2019. Esto atenta claramente con las aspiraciones del máximo dirigente, que de igual modo no se amilanó y por lo que pudo saber UNO Santa Fe, le habría ofrecido un sueldo muy importante (serían seis cifras en dólares).

LEER MÁS: El plantel descansa pensando en el San Pablo

Entonces es como se gestaría un plan de seducción para este centrodelantero, que quedó en la memoria de todos por estrellar un disparo ante Brasil en el Mundial de 2014, con el que hubiese causado un tremendo cimbronazo. Tanto es así como se tatuó dicha acción en la espalda. Tiene una importante trayectoria en equipos de Europa, como Celta de Vigo, Real Sociedad, Sporting Lisboa, Cagliari, Atalanta y Palermo de Italia, entre otros.

De igual modo, sí suena complejo saber cómo se dará su salida del elenco trasandino, con quien tiene vínculo vigente. Trascendió que habría una importante deuda y que podría ser usada como vía de negociación para cristalizar una partida a Santa Fe por un año. Esto tiene que ver con que la U solo lo dejaría ir por una venta y no en un préstamo, pero esta situación quizás le deja una ventana abierta para la intención de Colón.

LEER MÁS: En la antesala de la Sudamericana, San Pablo quiere ser líder del Brasileirao

Vignatti tiene todas sus fichas ahí y por eso se viven horas cruciales para que se llegue a un acuerdo o quede todo en el camino. La necesidad es algo con lo que Colón no quiere renegar y por eso aceleró con todo por Mauricio Pinilla, que al parecer tendría muchas ganas de afrontar el desafió. ¿Jugará en el Rojinegro?