Daniel Córdoba tuvo el privilegio de dirigir a Colón en su primera intervención en la Copa Libertadores de América. Fue en 1998, cuando llegó hasta los cuartos de final, instancia donde perdió frente a River.

El Profe tuvo mucho que ver en una de las gestas deportivas más importantes de la institución, por lo que en la previa del duelo revancha de la primera fase de la Copa Sudamericana ante Zamora FC, habló con LT10 (AM 1020) donde se refirió a su paso por el Sabalero y dejó como siempre mucha tela para cortar.

En el arranque de la charla, hizo referencia a su paso por el Sabalero y lo que representó en su carrera como DT y destacó: Viene a la memoria que lo que más amé en los seis meses que estuve en Santa Fe fue entrar a una cancha y dirigir al equipo rojinegro, ya que no teníamos tiempo para nada, solo para jugar. Había que viajar, jugar la Copa, lo que traía inconvenientes para jugar el torneo local. Pero con mucha emoción, los aplausos cuando nos eliminaron... Sin embargo no nos eliminó River sino la AFA. No nos dieron penales, indudablemente les convenía que pase River y no Colón. Tengo recuerdos maravillosos, ganar en Perú, en Paraguay, el dolor por quedar afuera no por el equipo, sino por otros intereses. Todo fue muy emocionante".

LEER MÁS ►► Anthony Uribe: "Estamos convencidos de hacer un gran partido ante Colón"

Inmediatamente, el Profe prendió el ventilador y fiel a su estilo disparó: "El Profesor Córdoba se hizo a fuerza de golpes. El primero fue en Estudiantes donde fui traicionado, donde tenía mucha influencia el Bilardismo, como ahora, que no me bancaba por no ser de esa escuela. El segundo cachetazo fuerte me lo dio Colón, pero no a nivel gente ni a nivel club, sino un dirigente que hoy volvió a ser presidente (José Vignatti), al que no soportaba más, le pasó a muchos entrenadores. Estaba convencido que podía pelear la Copa Libertadores, que eran bravas, no como ahora".

También se refirió a la histórica noche en Asunción, donde Pablo Burtovoy se vistió de héroe siendo clave en la definición por penales para eliminar al poderoso Olimpia. Sobre la decisión de darle la confianza al arquero surgido de las inferiores en lugar de Leonardo Díaz, destacó: "Después de los entrenamientos no quedábamos con Pablito pateando penales y veía la cantidad que atajaba. Ante Olimpia pensé que era muy difícil mantener el gol de ventaja en Paraguay. No podía arriesgarme a hacer un cambio de arquero en el transcurso del partido, que tenía muchos matices para definirse en los penales".

LEER MÁS ►► Colón tiene todo a favor para seguir en carrera ante Zamora FC

Y agregó: "Me decidí por Pablo, no conté con el aval de la dirigencia en esa decisión. Erraron penales jugadores que nunca lo hacían, Pablo atajó una cantidad increíble, hasta que la metimos y pasamos. Salí a la cancha, ya que había sido expulsado y me salió del corazón ir a revolear las toallas con los 15.000 hinchas sabaleros que fueron a Asunción. Todavía no entiendo por qué, pero recibí un apoyo de todos menos de Vignatti".

En la parte final de la entrevista manifestó a modo de deseo: "Ojalá dentro de poco Colón le dé a su gente el primer campeonato, por qué no en esta Copa Sudamericana donde está todo muy parejo. También ojalá algún día pueda estar otra vez en el banco de suplentes, me encantaría volver y dar una vuelta olímpica porque sería un sueño hecho realidad".