Colón
Lunes 30 de Octubre de 2017

En alerta amarilla

En el partido ante Banfield, dos jugadores fundamentales para Eduardo Domínguez llegaron a las cuatro amonestaciones y jugarán en capilla ante San Martín de San Juan

El empate ante Banfield le permitió a Colón mantener el invicto en la Superliga. Comparte dicho privilegio con San Lorenzo y el imparable Boca, que hasta acá ganó todos sus partidos y, por lo tanto, tiene puntaje ideal. La suma de 13 puntos no es para nada despreciable en el Sabalero y por eso hay satisfacción por el trabajo, pese a que quedó un resabio de amargura por no haber podido derrotar al Taladro después de haber jugado un buen primer tiempo.

Pero ya es cosas del pasado y es así como el cuerpo técnico que comanda Eduardo Domínguez no quiere saber nada de lamentos y ponen la mira en la 8ª fecha de la Superliga, que será el sábado, a las 14.05, frente al entonado San Martín de San Juan, que llega de superar a Estudiantes como local. Es así como el plantel retomó los trabajos este lunes en el predio, con todo el personal a disposición, a excepción de Facundo Silva, que se sigue recuperando de una molestia en una de sus rodillas, y de Guillermo Ortiz, que solo hizo tareas diferenciadas, pero más que nada por precaución y su condición no revistaría de importancia.


Otro detalle para resaltar es que, si bien al equipo le volvieron a marcar tras dos jornadas, el aliciente sigue siendo que es uno de los menos goleados del torneo. Sin sorprender a nadie, en cabeza la lista Boca con apenas un tanto y detrás vienen San Lorenzo y Colón con tres. Paradójicamente, los tres que aún no perdieron. Esto se debe al buen funcionamiento defensivo y cuyos estandartes son Germán Conti y Guillermo Ortiz; se podría sumar también a Gustavo Toledo, quien fue uno de los puntos altos ante el Taladro. En tanto Clemente Rodríguez cumple, aunque se sabe que puede dar más.

Conti y Ortiz.jpg

En consecuencia, el dato a tener en cuenta es que ambos zagueros llegaron a las cuatro amarillas en este último cotejo y es así como jugarían condicionados ante el Santo. De esta manera, la continuidad de esta formación queda en jaque para lo que viene, pero tarde temprano pasará, ya que se desempeñan en puestos donde el rigor físico es constante. En ese sentido, están como recambio Jonatan Galván y Emanuel Olivera.


Después, otro tema pasa por saber qué hará Domínguez. Más que nada, porque quedó en claro que para los equipos en base al rival y fue así como optó por poner un volante más de oficio ante Banfield en lugar de un delantero. Será un tema a dilucidar su apuesta por los mismos 11 o su hace algún retoque más.

Algo de esto se podrá conocer en la práctica del miércoles en el estadio, donde se llevará adelante el trabajo más importante de la semana. A saber, cada vez que Domínguez paró un primer equipo, después fue el que terminó jugando.