"Sabíamos de la dificultad del partido, entonces había que hacerles un partido lento, donde ellos se sintieran incómodos. Lo logramos de la mejor manera. Estuvimos bien cerrados atrás y, en una de las pocas que tuvimos, pudimos concretar. Nos vamos con una ventaja que hay que aprovechar en casa". Con esta confianza se mostró el defensor Erik Godoy, después de lo que fue la victoria ante San Pablo, en Brasil, en el duelo de ida de los 16° de final de la Copa Sudamericana.

Los mismos protagonistas todavía no salen del asombro de lo que se consiguió ante uno de los equipos con más historia en el continente y en su casa. Menos estaban al tanto de ser el primer equipo en ganar en el Morumbí por Torneos Conmebol. "Lo supimos cuando terminó el partido. Así que recontento de que un equipo argentino pudiera hacer historia. En lo personal estoy muy feliz, porque en mi primer partido con la camiseta de Colón se logró esto. Es impresionante para mí carrera", dijo en diálogo con el programa Crack Deportivo que se emite por Radio Génesis AM 970.

LEER MÁS: Matías Fritzler, el héroe en San Pablo: "Vi el gol bastantes veces"

Respecto al análisis del partido, destacó que la cosa todavía no está terminada: "Por ahí ellos hacen contragolpes rápidos por afuera y nosotros se lo hicimos lento. Hicimos nuestro juego, tuvimos la nuestra y lo ganamos, pero de nada sirve si después no logramos imponernos en casa. Por eso hay que hacer un partido inteligente para cerrarlo con nuestra gente".

Una situación muy particular se vivió a un minuto del final del primer tiempo, cuando el marcador central estuvo muy cerca de marcar después de un córner de Alan Ruiz. La pelota le quedó servida y no pudo conectarla del todo bien y la mandó por encima del travesaño cuando estaba solo frente al arquero: "No me la esperaba, me picó antes, pero por suerte después apareció Mati (Fritzler) para marcar el gol. Metió un zapatazo de otro partido (risas). La victoria es mérito del equipo, porque estuvimos todo el partido metidos, deteniendo la furia de San Pablo en los primeros 20'. Ahora es momento de pensar en la primera fecha del torneo".

LEER MÁS: El festejo enfervorizado de los jugadores en un comedor de Brasil

"Todo el esfuerzo que hicimos en Brasil no sirve de nada si jugamos relejados el partido en Santa Fe. Hay que jugar con el doble de presión y meter también el doble. Hay que ser protagonistas. La presión ahora la tienen ellos. Nosotros hicimos ya lo nuestro y trataremos de estar bien cerrados para poder rematar el partido de contra. Tenemos las condiciones y de local podemos generar mucho. Así que tenemos mucha confianza para hacerlo", insistió.

En cuanto a lo que se viene, expuso: "El objetivo cercano es pasar de fase. No será fácil, pero dimos un paso histórico en Brasil. Me encontré con un grupo muy fuerte, que sabe lo que quiere y esperamos ahora cerrar la llave".

LEER MÁS: Se rindieron a los pies de Colón

En el final, ponderó las condiciones de Eduardo Domínguez: "Es un muy buen técnico. Me dio la confianza desde que llegué. Para el grupo es un ícono de confianza y profesionalismo. Nos lleva al máximo en cada entrenamiento y los resultados están a la vista.