Que Esteban Fuertes ya es el director deportivo de Colón es un secreto a voces. Trascendió antes del partido de ida ante San Pablo por la Copa Sudamericana y en las últimas horas, justo en la previa del duelo de vuelta por los 16° de final de la Copa Sudamericana, lo blanqueó.

"Ya estuvimos hablando. Hace tiempo que lo venimos haciendo con José (Vignatti) y sus colaboradores. Mucha confirmación no hace falta, porque todos saben lo que significa Colón para mí y lo que me gustaría poder ayudar, en este caso siendo director deportivo. Soy un agradecido y se los hice saber a los dirigentes, por todo lo que me dieron durante mi época como jugador", expresó Bichi en diálogo con Radio El Mundo AM 1070 en Buenos Aires.

LEER MÁS: El Sabalero sumará un refuerzo uruguayo en el ataque

Uno de los factores que lo motivó a agarrar este desafío fue porque "gran parte de mi carrera la viví acá. Quedé en la historia del club, siendo el máximo goleador y el que más jugó. Me siento identificado con Santa Fe y por eso nos radicamos con mi familia acá. Entonces es un placer tener una chance de volver al club a trabajar después de haberme retirado hace algunos años".

"Hoy el fútbol argentino no está acostumbrado a tener un mánager o director deportivo, porque nunca se utilizó. En Europa sí es así y por ello no le veo impedimento de hacerlo acá. En Argentina todos tienen su estilo y forma de ver el fútbol, pero todos sabemos que es importante enfocarse en la formación de los jugadores. Después, sé que puedo aportarle mucho al club y de hacer cosas que los dirigentes no pueden. Ellos se preocupan más de otras cosas y por eso sería clave tener atención en todos los aspectos", acotó.

LEER MÁS: ¿Quién es la joya del fútbol peruano que está en el radar de Colón?

También dio detalles que pocos conocían de cómo surgió la propuesta: "De una charla con Eduardo Domínguez y el presidente, cuando este le sugirió convocarme, porque conozco al club y le vendría bien alguien que haga de nexo. Tengo muy buena relación con todos, sobre todo con el ayudante de campo (Gustavo Mamed), el Turco. Muchas veces me invitaron a los entrenamientos y nunca quise ir para que los de afuera no piensen mal. Todos saben cómo es el fútbol argentino; cuando te arrimás por el predio lo primero que se dice es que querés serrucharle el piso al técnico. Entonces traté de tomar las cosas desde otra perspectiva. Le agradezco a todos por la confianza y espero ayudar con lo mejor posible, porque sé que hay cosas lindas por hacer, más que nada en el predio y con los entrenadores de las inferiores, siendo el nexo entre el fútbol y los dirigentes. Creo que se puede hacer".

En otro tramo de la entrevista, develó el misterio de por qué no se dio el arribo del chileno Maurico Pinilla: "Él se desesperaba por venir a Colón. Hizo todo para hacerlo, fue el que rescindió el contrato con la U de Chile y el que firmó el consentimiento de sumarse a Colón; después la mujer le puso peros y no vino. No creo que haya sido por la falta de un mánager. El presidente siempre se manejó con mucha libertad, trayendo a jugadores que pocos pensaban".

En el final, fue escueto cuando se lo consultó sobre quién debe ser el nuevo DT de la Selección Argentina: "En la AFA hay cosas que no están bien y es lógico que los técnicos top no quieran agarrar".