Colón se prepara con todo para ir a Rosario en busca de la recuperación cuando visite este viernes, a partir de las 21.15, a Newell's, que también llega de perder en la fecha anterior. En pocas palabras, será un duelo de urgidos que no logran hacer del todo pie en esta etapa de la Superliga, que ya dejó atrás 14 fechas.

Las cuatros derrotas alertaron al Sabalero, pero aún no son un motivo de preocupación suprema, más que nada por el lado del cuerpo técnico que comanda Eduardo Domínguez, que transmite serenidad en sus conceptos. Sin dudas hubo cambios ante Independiente respecto de la derrota ante Boca en la reanudación; sin embargo eso no se ve rubricado en resultados y, como todos saben, hacer goles y ganar -y a veces no perder- es lo que manda en la Argentina.

LEER MÁS: "Siento que vamos encontrando el equipo"

Es así como durante toda esta semana el estratega sabalero viene armando la idea que cree mejor le sienta al equipo. Además, la 3ª participación en la Copa Sudamericana está a la vuelta de la esquina y eso también influye. Pero primero está el duelo ante la Lepra, contrincante que presentará mucha resistencia, no solo porque jugará en su casa sino también por la necesidad de sumar. Realidades similares y que podría imprimirle un poco de pimienta a esta historia.

LEER MÁS: El pasado lo condena al árbitro que dirigirá a Colón por la Sudamericana

Los protagonistas prefieren ir partido a partido y no más allá, preferentemente para no equivocar los caminos. Se piensa que se está a tiempo de remontar y seguir peleando por los puestos de vanguardia, pero también es cierto que para eso hay que empezar a ganar y Domínguez lo entiende a la perfección.

Hay un detalle no menor que no puede ser pasado por alto: las cuatro amarillas que acumula el capitán Germán Conti. ¿Pero cuál sería el problema? Después del choque ante el elenco que comanda Juan Manuel Llop se viene Gimnasia (LP) en Santa Fe y el Clásico. Por consiguiente, si no es amonestado podría llegar colgadísimo y hasta con la posibilidad latente de llegar a la quinta y perderse el partido más esperado por todos.

LEER MÁS: "Colón es un equipo peligroso"

Entonces es así como aflora una lógica pregunta, ¿debería dejarse amonestar ante el Lobo y así llegar sin apremios al duelo contra Unión? La respuesta de la gran mayoría se presume que será que sí, pero Eduardo Domínguez dejó en claro que quiere a todos a disposición en todos los partidos y por eso hay un alto a todo. Sin dudas que la amonestación puede darse sin necesidad de ser premeditada, ya sea por un contacto físico o circunstancias del juego, pero que será foco de los hinchas, no hay dudas.

No tener al mejor defensor sería dar ventaja y por eso todo se tiene en cuenta. Aparte, el Flaco no se lo quiere perder ni a palos y por eso "hará" lo necesario para seguir siendo el bastión del equipo. Habrá que ver qué pasa...