Cuando surgió el nombre de Gonzalo Bueno, el técnico sabalero Eduardo Domínguez aprobó su llegada y la dirigencia tenía todo cerrado para que llegue a préstamo por un año. Delantero por afuera, zurdo, contaba con las características que pretendía el cuerpo técnico.

Sin embargo, las negociaciones no prosperaron, dado que cuando estaba todo acordado para que el uruguayo se sume al plantel rojinegro, desde la representación del futbolista reclamaron que Colón compre parte del pase. Allí automáticamente se cayó la operación y la dirigencia apuntó para otro lado.

LEER MÁS ►► "Vignatti tiene que poner la chequera"

Bueno, de 25 años, jugó la última temporada con la camiseta de Nacional, disputó 12 partidos, marcó cuatro goles y metió cinco asistencias pero finalizó su préstamo y por eso fue ofrecido a Colón. Su presente hizo que Domínguez diera el ok ya que necesita un jugador que vaya por afuera y encare en el mano a mano.

Quien negociaba con Colón era el empresario Diego Schaffer. Sin embargo se conoció que el representante de Bueno no es Schaffer, sino Jairo Pachón y en consecuencia a partir de esa cuestión es que las gestiones se reflotaron al punto tal de llegar a un acuerdo este miércoles.

En consecuencia, el zurdo estará viajando este jueves con destino a Santa Fe para someterse a la revisión médica y luego firmar contrato por una temporada. La operación se hace a préstamo con cargo y con una opción de compra del 50% en favor de Colón.