Colón pone de lleno la mira en la próxima temporada, donde afrontará la triple competencia (Superliga, Copa Argentina y Copa Sudamericana). Para eso, bajo las órdenes de Eduardo Domínguez, el plantel trabaja intensamente en el predio sabalero en procura de tomar su mejor forma física y futbolística.

El DT cuenta con el plus que el plantel no se desarmó demasiado con respecto a la temporada pasada, ya que solo se fueron Alexander Domínguez y Germán Conti, entre los titulares indiscutidos. Era casi utópico que ambos pudieran continuar, por lo cual los dirigentes cerraron rápidamente la llegada del arquero Leonardo Burián, mientras que la contratación del marcador central parece que será mucho más difícil de concretar.

Sonaron varios nombres con chances de sumarse a la entidad rojinegra, aunque uno a uno esas posibilidades se fueron desvaneciendo en el mercado de pases. El paraguayo Ramón Arias era uno de los pretendidos por el DT, pero abandonó Peñarol para emigrar a Arabia Saudita.

LEER MÁS ►► Se abrió la puerta para la vuelta de Gustavo Toledo

En tanto, en las últimas horas comenzó a sonar fuerte la chance de Fernando Amorebieta, quien no seguirá en Independiente ya que fue desafectado por Ariel Holan. Lanús también lo pretende contratar, mientras que José Vignatti tiene pautada una entrevista con los popes rojos para comprar parte del pase de Gustavo Toledo y aprovechará para acelerar las gestiones para sumar al vasco-venezolano.

Más allá de estos refuerzos que necesita para completar el plantel, el entrenador sabalero pretende que llegue un jugador en ofensiva que le dé un salto de calidad al plantel. En ese sentido el primer apuntado fue Cristian Espinoza, con quien fue compañero y dirigió en Huracán.

El atacante viene de jugar a préstamo en Boca a cambio de 500.000 dólares que demandó Villarreal por una temporada. Esa cifra, sumada a su alto contrato, alejarían la chance de que Colón pueda contentar al club español, por lo cual se transforma en una operación casi imposible de afrontar.

Mientras que el otro nombre en el cual pensó el DT es en José Sosa. El Principito ya comunicó que no quiere continuar en el Trabzonspor de Turquía, entidad que también pretende prescindir de sus servicios debido a una crisis financiera que le toca afrontar.

En las últimas horas el exjugador de la Selección Argentina, Milan y Bayern Münich hizo declaraciones en aquel país, donde se informa la chance de que emigre a Colón, donde destacó: "Quiero volver a Argentina. Pero si algo así sucede, debería quedar claro en poco tiempo".

LEER MÁS ►► "El jueves se firmaría el contrato"

Pero no solo Colón se anota tras los pasos del Principito, ya que Estudiantes, informado del interés del jugador por regresar al país también lo pretende para afrontar los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

Una vez que Vignatti esté en el país se acelerarán las diferentes gestiones que se deben definir para terminar de completar el plantel. Es que el presidente intentará renovarle los préstamos a Marcelo Estigarribia y a Leonardo Heredia, comprarle a Independiente parte del pase de Gustavo Toledo, con los popes del Rojo negociar por Amorebieta y luego negociar el desembarco de Sosa o Espinoza.