La venta de Germán Conti al Benfica fue una buena noticia para la tesorería del club pero una muy mala para Eduardo Domínguez. Se fue el mejor defensor, el capitán y eso significó una baja sensible que será muy difícil de disimular.

Colón debe acertar en la llegada de un marcador central que se ponga la camiseta y rinda. Hoy uno de los titulares es Guillermo Ortiz, y atrás viene Emanuel Olivera quien no tuvo mucha continuidad en la Superliga debido a una lesión. Y encima Jonathan Galván se recupera de una rotura de ligamentos de su rodilla.

En consecuencia, no hay margen de error para suplantar a Conti y la realidad indica que por el momento no encuentran un futbolista que colme las expectativas. Ofrecieron muchos pero ninguno convence, dado que la búsqueda está orientada en un jugador rápido y tiempista para complementarse con Ortiz.

Trascendió el nombre del zaguero colombiano Oswaldo Henríquez de 29 años que juega en Sport Recife de Brasil y que también fue acercado a Newell's. Y en las últimas horas apareció el de Luciano Lollo que hace dos años está en River pero que no tuvo continuidad por una serie de lesiones.

LEER MÁS ►► Colón pone manos a la obra en el Predio

El ex-Belgrano de 31 años es pretendido por algunos equipos del exterior (Deportivo Cali y Barcelona de Guayaquil) y está claro que no tiene lugar entre las preferencias de Marcelo Gallardo, dado que cuenta con Jonathan Maidana, Javier Pinola y Lucas Martínez Quarta.

Lollo apenas disputó dos partidos en la Superliga y desde que llegó al Millonario a mediados del 2016 apenas pudo disputar 11 encuentros. Eso sin dudas conspira a la hora de buscar un refuerzo que llegue y rinda desde el principio. El nombre de Lollo podría despertar interés, pero su presente le resta puntos.

Así las cosas, por el momento no hay un nombre que reúna todas las condiciones, ya sean futbolísticas y económicas. El tiempo juega a favor dado que faltan dos meses para el inicio de la Superliga y un poco menos para la Copa Sudamericana. Pero la dirigencia tendrá que acertar y tratar de disimular de la mejor manera la baja de Conti.