Colón
Jueves 19 de Octubre de 2017

La fortaleza sabalera

Con seis partidos jugados, Colón apenas recibió dos goles en contra y es junto a Boca (un tanto en contra) el menos vencido en la Superliga.

No es casualidad que una vez finalizado el campeonato anterior, Eduardo Domínguez haya pedido como prioridad retener a Guillermo Ortiz y Clemente Rodríguez. Además de mantener en el plantel a Lucas Ceballos. A esos tres futbolistas, titulares para el cuerpo técnico se les vencía el contrato y en consecuencia los dirigentes debía comenzar con las gestiones pertinentes para que continúen en el club.

Por ello, se hizo uso de la opción para adquirir el 50% del pase de Ortiz, se renovó con Rodríguez por dos temporadas luego de un tire y afloje que duró varias semanas, dado que los directivos pretendían que sea por un año y el defensor quería por dos. Y también se renovó el vínculo con el ex-Godoy Cruz.

Y encima cuando parecía que Germán Conti iba a ser transferido, finalmente no surgió ninguna propuesta concreta y el Flaco siguió en el club. Eso fue fundamental para el DT que pudo mantener a la defensa completa y además sumó a Gustavo Toledo y Jonathan Galván como para tener mayores alternativas.

De esta manera, no llamó la atención que en el debut ante Rosario Central el bloque defensivo estuviera compuesto por: Ceballos, Conti, Ortiz y Rodríguez. El mismo que había terminado el torneo anterior cuando el Sabalero igualó como local ante River por 0 a 0.

En consecuencia, este dato no puede ser soslayado a la hora de explicar los pocos goles que recibió Colón en el campeonato (dos) ya que en cuatro de los encuentros mantuvo la valla en cero. De hecho el único equipo que sufrió menos tantos es Boca con apenas uno.


La defensa titular la mantuvo Domínguez hasta la 3ª fecha, pero en la 4ª cuando Colón recibió a Defensa y Justicia hizo ingresar a Toledo en lugar de Ceballos. Mientras que en la 5ª fecha para visitar a San Lorenzo no pudo contar con Rodríguez por lesión y el que jugó como lateral izquierdo fue el paraguayo Marcelo Estigarribia.

Mientras que para el último partido de local ante Temperley, el ex-Boca se recuperó e ingresó en lugar de Estigarribia. Así las cosas, tanto Conti como Ortiz tienen asistencia perfecta, Rodríguez jugó cinco partidos y Toledo al igual que Ceballos tres cada uno.

Por lo cual, se puede afirmar que Domínguez tiene bien en claro cual es su defensa ideal más allá del cambio que produjo en el lateral derecho. No es casualidad que más allá de pedir por la continuidad de Ceballos haya ido a buscar a Toledo. Sabiendo que allí necesitaba alternativas y es por eso que primero le dio la chance al ex-Tomba y luego consideró que era el momento del ex-Independiente.

No obstante, lo que está claro es que el tiempo de trabajo y la continuidad son fundamentales para explicar este presente defensivo que le permite a Colón estar en el lote de los escoltas con 12 puntos y manteniendo el invicto. Cuando al equipo no le convierten, de mínima asegura un punto y si los de arriba la meten pasan a ser tres puntos. Así las cosas, la banca del Rojinegro viene desde el fondo.