Pasaron 19 días desde que Colón perdió como local ante Talleres por 2 a 0 y en conferencia de prensa Eduardo Domínguez manifestaba que no podía asegurar su permanencia en el club dado que había varias cuestiones por resolver. Sin dudas que dejaba la puerta entreabierta y a partir de allí se tejieron muchas especulaciones.

Los dirigentes rojinegros siempre se mostraron convencidos de la continuidad del entrenador, pero con el correr de los días la impaciencia iba en aumento, dado que los dirigentes manifestaban que la propuesta económica ya estaba realizada y Juan Berros (representante de Domínguez) decía que estaban esperando que Colón les hiciera un ofrecimiento.

En el medio de eso, el DT figuraba en una lista para reemplazar a Ariel Holan y muchos hablaban que era el principal apuntado. Pero luego Holan se arrepintió y eso le cerró la puerta a Domínguez. A partir de allí los directivos sabaleros se convencieron de que la renovación sería más sencilla.

Domínguez se fue de vacaciones al exterior y dejó todo en manos de Berros. Por eso a su llegada al país, fue Vignatti quien lo llamó para concretar una reunión. La misma se concretó en la tarde del viernes y además del presidente estuvo presente el vicepresidente tercero Horacio Darrás.

Allí se concretó el acuerdo y se firmó un contrato hasta junio del 2019, es decir un año más, ya que el vínculo anterior era hasta junio del 2018. Así las cosas, todos quedaron conformes y los requisitos que el DT solicitó en cuanto a la profesionalizar el fútbol y mejorar la logística serán cumplidos.