Colón arranca la semana después del empate del sábado pasado ante San Martín de San Juan 3-3, que dejó un sabor amargo por no haber podio mantener el resultado en casa. Es así como el cuerpo técnico que encabeza Eduardo Domínguez sabe que ahora tendrá dos semanas por delante a raíz de una nueva fecha FIFA para trabajar y tratar de pulir esos detalles que, por ahora, le están impidiendo sumar de a tres.

Si bien es cierto que la campaña es positiva, en las últimas dos presentaciones quedó en claro que la cosecha de puntos podría ser mayor. Más que nada, porque tenía casi en el bolsillo los tres puntos, pero decayó tanto en su rendimiento en los minutos finales que después le terminó costando dos puntos. Eso se vio ante Banfield y el pasado fin de semana ante el Santo, al que vencía 3-1 con un arranque furioso de segundo tiempo y en el cierre careció de solidez.

LEER MÁS: Fritzler, contundente: "Nos faltó inteligencia"

Con estos detalles, el DT ya analiza la situación y por eso se centrará en buscar una regularidad durante los 90'. Esto también va de la mano con que otra vez se jugó mal en el primer tiempo y por eso después se sintió el desgaste en el complemento. Sucedió a la inversa ante el Taladro, con un grato primer acto y un deslucido complemento. Entonces, esas situaciones hoy privan al Sabalero de ser el único escolta de Boca.

También es para atender que al equipo solo le habían marcado tres goles en siete fechas y ahora le anotaron la misma cantidad en un solo partido. De Iigual modo, también es cierto que recuperó poder de fuego arriba, con el segundo festejo al hilo de Diego Vera. Pero así y todo, el equipo mantiene su invicto y, junto al Xeneize, son los únicos que ostentan dicho privilegio. Un dato no menor en un fútbol parejo, del segundo escalón para abajo, claro está.

LEER MÁS: Domínguez: "Fuimos un equipo de dos caras"

Lo medular pasará en otro sentido con la situación de Guillermo Ortiz, que pidió el cambio ante San Martín de San Juan por una molestia física. En conferencia de prensa Domínguez reconoció que era una molestia que ya arrastraba desde hacía algunos días y por eso habrá que esperar el parte oficial de Colón para saber cuál es su condición. Vale recordar que tiene cuatro amarillas al igual que Germán Conti, pero es titular indiscutido y por eso se transformó en un pequeño dolor de cabeza en este inicio de semana.

Dependiendo de lo que arrojen los estudios, se tendrá un panorama más claro, pero lo satisfactorio es que, si llega a tener algo leve, estas dos semanas de parate le vendrán más que bien. En caso de no poder llegar al duelo del viernes 11 de noviembre, a las 17, frente a Argentinos, el que podría ser su reemplazante es Jonathan Galván.

De igual modo, aún es prematuro y en los próximos días se tendrán novedades al respecto.