Colón

"La semana que viene podemos hablar apuntando a cosas en profundidad"

Julio Comesaña se refirió a la reunión que mantuvo con la dirigencia de Colón en Brasil, antes de la definición de la Copa Sudamericana. "No puedo tomar decisiones ahora", enfatizó

Viernes 14 de Diciembre de 2018

Julio Comesaña es el nombre que más fuerza tomó en los últimos días para convertirse en nuevo entrenador de Colón, tras la salida de Eduardo Domínguez y el interinato de Esteban Fuertes.

El propio presidente José Vignatti viajó a Brasil junto a Patricio Fleming para entrevistarse con el conductor uruguayo, horas previas antes de la definición de la Copa Sudamericana, que finalmente quedó para Paranaense por penales.

El experimentado conductor dialogó con el programa Pelota en Continental (Radio Continental 102.5) y en el inicio reconoció que "las sensaciones son de decepción por lo que se hizo porque no pudimos lograr el campeonato, después nos vinimos a Medellín porque no tenemos que llorar ni quejarnos, solamente pensar en la recuperación del plantel para lo que se nos viene".

Lejos de esquivar a la requisitoria respecto al cónclave que mantuvo con los dirigentes santafesinos, el propio Comesaña se encargó de aclarar que "estuvieron Vignatti y Fleming, los saludé, si bien nunca había estado reunido pienso que nos da el fútbol la posibilidad de conocer personas, nos tratamos con respeto y educación, no hay nada raro, sí hay un interés de Colón. Yo no puedo profundizar nada porque el domingo finaliza el vínculo con Junior, la semana que viene podemos hablar apuntando a cosas en profundidad".

Con un extenso recorrido en el fútbol colombiano, el orientador dijo que "es indudable que para que cualquier entrenador que se fijen en uno de llegar al fútbol argentino es algo que a todos nos interesa, no voy a hablar de todo lo que representa, agradezco mucho que estén mirando la posibilidad que esté en Colón, tengo un compromiso hasta el 31 de diciembre, veremos que pasa, no puedo tomar decisiones sin hablar con la gente del club".

Medido en cada uno de sus conceptos y muy analítico desde lo táctico, Comesaña agregó que "tuve muchos jugadores argentinos y tengo bien claro como piensan, cual es el sentimiento que nos genera el juego y se como lo hacen los colombianos, la idea debe pasar por conocer la gente del lugar, como interpretan y conocen el juego, es muy complicado si llego a Colombia y lo pongo a jugar como Uruguay duraría muy poco, en la manera que uno entienda su pensamiento, formar de jugar, vamos a estar mucho más cerca del éxito, conozco el fútbol colombiano para entender que se puede hacer, que el jugador entienda y ejecute, la perseverancia, lucha, carácter, hay que trabajar todos los días, estamos acostumbrados a grandes logros, la gente sabe como se consiguen las cosas, a partir de la salida de jugadores al exterior el jugador colombiano entendió cosas diferentes en el nivel internacional".

Comesaña prefiere mantener la calma, sabiendo que perdió una final y por delante tiene la definición del certamen colombiano. Por eso no dudó en expresar que "quiero ser respetuoso con la gente de Junior, incluso tengo una hija de Barranquilla y Bogotá, me permitió desarrollar mi vida familiar, no quiero hablar de si cierro o no el ciclo, hay que pensarlas con tranquilidad, no debemos abusar de las situaciones, tengo una vida tranquila, sin enfrentamientos, estaré evaluando para tomar una decisión pronto".

Al momento de dar algunos detalles del fútbol santafesino, en especial Colón, el mismo uruguayo afirmó que "recuerdo que en otras epocas ir a la cancha de Colón era dejar los puntos, después los equipos de Santa Fe desaparecieron del concierto de Primera, me llamó mucho la atención cuando eliminaron a San Pablo, vi como le jugaron en la vuelta, hicieron un gran trabajo, era un equipo tácticamente trabajado y determinante en su funcionamiento, cuando vi que Domínguez salió no puedo hablar porque no conozco, pero me pareció que estaba recorriendo un camino que lo podía llegar más lejos".

Y antes de la despedida se refirió al momento por el que pasa la gente en distintas latitudes de Sudamérica. En este sentido dijo que "hay una vorágine a la locura, una gran impaciencia, todo tiene que ser rápido, definir una idea, manejar un plantel, llevarlos a lograr el funcionamiento, todo eso de armar sociedades, como si fuera armar la alineación, nadie define que es jugar bien, todo es hablar y decir, sin embargo a la hora de la verdad reconocemos la vorágine pero no reconocemos que armar sociedades es un arte de quien está en esta actividad".

¿Te gustó la nota?