Este lunes por la noche en la sede de la Conmebol en Luque, Paraguay, se llevó a cabo el sorteo de la segunda fase de la Copa Sudamericana, donde se conoció que Colón se medirá contra San Pablo de Brasil, uno de los históricos del continente. Apenas se supo la noticia, varios suspiros hubo por el lado de los hinchas, que entendieron que el nivel de exigencia es mucho mayor respecto a lo que fue Zamora de Venezuela.

LEER MÁS: La primera excursión del Sabalero en Brasil

Por ser el mejor de la ronda inicial, el Sabalero formó parte del bombo 1, donde estuvieron aquellos que bajaron de la Copa Libertadores. En consecuencia, son muchas las escuadras importantes que sumaron a la cita, que a partir de estos 16° de final empieza a marcar tendencia de los que sacarán el rótulo de candidatos. Quizás el deseo era que tocara otro contrincante de menor relieve, pero el destino lo quiso así y por eso habrá que estar a la altura para saber si puede animarse a más en esta competencia.

LEER MÁS: Copa Sudamericana: San Pablo, el grande de Brasil que se medirá contra Colón

La ida se disputará en el mítico Murumbí, con capacidad para más de 60.000 personas y la vuelta en el estadio Brigadier López. Será la primera experiencia para el Rojinegro en tierras brasileñas de manera oficial, ya que hay un recuerdo fresco de 2013, cuando disputó un amistoso ante Coritiba.

En aquella ocasión el entrenador era Roberto Sensini y todo terminó en empate 1-1. Emmanuel Gigliotti puso en ventaja al elenco santafesino, mientras que Deivid puso la igualdad, en un encuentro que fue parejo y que nunca tuvo un dominador absoluto. Vale resaltar que ambos estaban en un mismo escalón de nivel si se toma como parámetro a los elencos de mayor relieve.

Colón formó con Diego Pozo; Gerardo Alcoba, Mauricio Romero y Ronald Raldes; Maximiliano Caire; Iván Moreno y Fabianesi, Sebastián Prediger, Adrián Bastía y Bruno Urribarri; Lucas Mugni y Emmanuel Gigliotti. DT: Roberto Sensini. Justamente ese día fueron expulsados Raldes, Prediger y Jorge Achucarro, que había ingresado en el complemento.

Quizás la realidad de San Pablo no es la misma de años anteriores, pero está claro que en este tipo de certámenes internacionales plasma el peso de su historia y contra eso deberá ir Colón, quien vuelve al trabajo este jueves con las ideas renovadas y con la ilusión de seguir creciendo.