Sin dudas que Javier Correa es por lejos el mejor refuerzo que llegó a Colón en este 2018. Sin demasiado lugar en Godoy Cruz, el delantero cordobés se sumó al plantel sabalero luego de que la dirigencia hiciera un esfuerzo económico importante para adquirir el 50% del pase en una cifra cercana al 1.500.000 dólares.

Y el ex-Godoy Cruz rápidamente le brindó soluciones al equipo, dado que en poco tiempo se convirtió en el goleador del equipo con cinco tantos en nueve partidos de la Superliga (sin contar el suspendido frente a Vélez). A lo que habría que agregarle un gol en la Copa Sudamericana ante el Zamora. Es decir que lleva convertidos seis goles en 10 encuentros, con un promedio de eficacia impactante del 0,60%.

Su primer tanto se lo marcó al Zamora en el partido de ida por la Sudamericana para encaminar el triunfo que le permitió luego pasar de fase. Mientras que por el torneo local, su debut en la red fue en la victoria ante Gimnasia de La Plata por 1 a 0.

Luego convirtió en el Clásico con una gran definición al primer palo, previo a un control magnífico tras un pelotazo de Germán Conti. En el cotejo ante Olimpo anotó por duplicado en el triunfo por 3 a 0 en Bahía Blanca. Y en el encuentro ante Chacarita marcó el segundo tanto para el definitivo 2 a 0.

Con sus goles le ganó el puesto a Diego Vera y es el referente de área que tiene el equipo rojinegro. Nadie discute su titularidad y es obviamente hasta aquí la mejor inversión que realizaron los directivos teniendo en cuenta los goles y la cotización que alcanzó en poco tiempo.

Luego del triunfo ante Chacarita y en la previa de lo que será el cotejo ante Patronato, el goleador visitó los estudios de Sol 91.5 para charlar en el programa La Voz del Sabalero y allí se refirió al presente que está viviendo y a las cosas que lo sorprenden en el día a día con los hinchas.

En el inicio de la charla habló sobre su llegada al club "Los cambios te dan miedo e incertidumbre, por eso traté de apoyarme en el grupo y las cosas se fueron dando solas. Me trajeron para hacer goles y por suerte se me están dando que es lo mas importaante para que al equipo le vaya bien. Y obviamente sigo trabajando en el día a día para seguir mejorando", expresó.

En cuanto al conocimiento que tenía del plantel y la manera en que se fue adaptando contó: "Conocía al Monito Silva y también a Lucas Ceballos con quienes jugué en Godoy Cruz. En tanto que con Bernardi hicimos juntos las inferiores en Instituto. En el plante hay gente grande con experiencia y eso es importante, ya que únicamente tenés que dedicarte a jugar. Hay buena vibra y mas que los resultados acompañan. Por suerte el gol llegó al tercer partido que jugué y me saqué una mochila de 70 kilos".

Respecto al reconocimiento por parte de los hinchas y las cosas que está viviendo manifestó sorprendido "Después del gol a Unión fue una locura, aparte de ser jugador soy papa tengo dos hijos varones de 7 y 2 años los llevo a la plaza a la escuela y la gente te lo hace saber cuando andas bien y cuando no también (risas), Se frena gente para bajarse del auto y sacarse una foto , y no me siento famoso, es una locura linda. Cosas que nunca me habían pasado en mi carrera. Pasan cosas increíbles que nunca me habían sucedido".

Y agregó: "El otro día fui a la peatonal a comprar un libro que necesitaba mi hijo y no pude caminar 20 metros seguido, esto es una locura, le dije a mi mujer no vengo más (risas) sino no llegamos a comprar el libro. Estuvimos como una hora y media en el centro, me da vergüenza, siento que no soy tan importante para que la gente se quiera sacar fotos. Soy un agradecido por el cariño que me da la gente, pero me da vergüenza porque no estoy acostumbrado a eso".