Colón tuvo que transpirar la gota gorda para acceder a los 16° de final de la Copa Argentina. No pudo quebrar a Deportivo Morón en los 90' y por eso resolvió el acceso a la siguiente instancia por penales. La actuación no fue la mejor y pareció que la estantería se caía después de la ejecución que marró Christian Bernardi, que la quiso colocar abajo, pero se topó con la buena intuición del arquero Julio Salvá.

LEER MÁS: Colón está a un paso de sumar a un goleador internacional

Hasta ese momento, el golero de Colón, Leonardo Burián, había adivinado todos los remates, pero sin suerte. Hasta que fue el turno de Juan Celaya, que la quiso cruzar y Cachorro la sacó muy bien. Eso le metió presión a los jugadores del Gallito, que después no pudo sostener la misma templanza. Llegó el último penal de Gastón González, que buscó cambiarla de palo, pero nuevamente Burián leyó correctamente la acción y la detuvo para la victoria sabalera.

No fue casualidad sino una característica del charrúa, que ya tenía importantes antecedentes en este tipo de definiciones cuando jugaba en su país. Por eso algunos no se sorprendieron al ver su performance en la Copa Argentina. No es de los guardametas que se juegan hacia un lado, sino que espera hasta último momento para tirarse. Fue así que estuvo tan cerca de atajar más penales, que terminaron en gol por ser bien pateados.

Amén de todo de eso, fue la figura del partido por la seguridad que transmitió durante los 90'. En el gol de Román Martínez no tuvo nada que ver, porque se dio después de algunos errores en defensa. Después, tuvo tres o cuatro contenciones de alto nivel, más que nada en el inicio del segundo tiempo, cuando Colón lucía dormido ante los embates de Morón.

LEER MÁS: Colón cerca de contratar otro mediocampista

Por momentos fue el que impedía que el partido siguiera empatado, ya que el Sabalero solo había tenido una opción y que fue capitalizada con creces por Javier Correa. Hasta el momento, todo lo que se vio de Burián es positivo y habrá que ver si puede mantenerlo durante todo el semestre.

No es una misión fácil, ya que el entrenador Eduardo Domínguez insistió hasta el final para retener al ecuatoriano Alexander Domínguez. Comenzó de la mejor manera y se tiene mucha confianza en que saque a relucir todas sus credenciales. Lo bueno del caso es que Colón contrató a un arquero "atajapenales", algo que deberá tener en cuenta San Lorenzo para el choque de los 16° de final de la Copa Argentina, si es que no hay un ganador en los 90'.