Colón alcanzó uno de los objetivos: clasificar a la Copa Sudamericana por segunda vez en fila. Lo hizo fiel a su estilo y como lo indica su historia, sufriendo hasta el final, pero dando una clara demostración de carácter ante Racing, al que superó por 3-1 en la última fecha. Dependía de sí mismo para cristalizar la meta y no lo dejó pasar.

LEER MÁS: Dos jugadores de Colón estarán junto a la Selección en el Mundial

Esto marcó un antes y un después, más que nada, porque estaba todo dado para que el entrenador, Eduardo Domínguez, dé un paso al costado, pero la cosa cambió, se replanteó algunas cuestiones y acordó su continuidad, habida cuenta que tiene contrato por un año más. Así las cosas, en los próximos días comenzarán a darse las charlas preliminares en base al armado del próximo plantel.

De igual modo, falta bastante para que se vuelva al ruedo, aunque algunos piensan que es importante ir tomando cartas en el asunto con antelación. Para ello habrá que aguardar a que el DT regrese de sus vacaciones, aunque se presume que hay contacto permanente. Pensando en lo que se viene, habrá que analizar quiénes seguirán y quiénes no.

LEER MÁS: La columna vertebral está en duda

Hoy parece más factible pensar en los que deberán pensar en continuar sus carreras en otro lado en lugar de los que se quedarán. Algunos nombres casi cantados, como Gonzalo Marinelli, que llegó para ser suplente y la idea es que no siga tapando a los chicos del club. Esto atendiendo a la continuidad de Alexander Domínguez. Si no es posible habrá que pensar en buscar otro arquero.

Misma situación para Lucas Ceballos, que perdió el lugar con Gustavo Toledo -que la idea es que continúe-, pese a que siempre fue tenido en cuenta por el DT rojinegro. El que sacó todos los boletos es Facundo Silva, al que las lesiones no le dejaron mostrar todo el potencial que tenía. Cuando se recuperó encontró un lugar en el medio en varios pasajes, pero otra vez el físico lo sacó del campo. En pocas palabras, se la pasó más recuperándose que jugando y esto sería un atenuante. Domínguez lo quiere, pero el presidente en este caso se plantaría en busca de encontrar otro jugador.

LEER MÁS: "Me gustaría enfrentar a Unión en la Sudamericana"

Leonardo Heredia llegó desde Almirante Brown como una apuesta. Jugó poco y cada vez que lo hizo no sobresalió, sin embargo, el estratega rojinegro piensa en que puede ser importante de mitad de cancha después de pasar por la adaptación a la Primera División. Colón tiene opción de compra, aunque es complicado que se haga uso. Dependerá de nuevas negociaciones.

Matías Fritzler también termina su vínculo, aunque habría predisposición para concretar uno nuevo, máxime si se tiene en cuenta que es recontra titular en este equipo. Es dueño de su pase y por eso las negociaciones pueden ser un poco más fluidas. Algo similar sucede con Adrián Bastía, que tiene ganas de seguir jugando con 39 años en el lomo. No habría problemas, pero dependerá de lo que diga Domínguez.

Diferente es la situación de Alexander Domínguez y Marcelo Estigarribia, cuyas fichas le pertenecen a Monterrey y Jaguares de México, respectivamente. En consecuencia, habría que entablar nuevas tratativas y, si hay que invertir en la compra de los pases, la cosa se dificultaría. Mariano González tiene hasta diciembre, pero se buscaría rescindir.

Por ahora el panorama muestra que hay muchas cosas sin resolver, aunque habrá que ser pacientes en pos de las resoluciones, porque el mercado de pases recién se abrió y la atención está toda puesta en lo que será el Mundial.