Colón
Domingo 20 de Mayo de 2018

Los interrogantes a develar en el nuevo Colón

Con la continuidad asegurada del DT Eduardo Domínguez, la dirigencia empieza el armado de un plantel que tendrá una agenda agitada en el segundo semestre del año.

La continuidad de Eduardo Domínguez no dependía de un marco legal. Pero con el diario del lunes y los resultados a la vista, seguramente desde el mismo Vignatti para abajo saldrán a negar que el vínculo estuvo a punto de interrumpirse.

Desde la derrota ante Vélez en los minutos pendientes hasta el triunfo frente Racing pasaron apenas cuatro días, pero mucha agua corrió debajo del puente, entre ambas partes, avalada con el silencio stampa que quiso mantener el mismo entrenador, al que no se le escuchó ninguna palabra de su boca tras las últimas presentaciones del equipo.

Ahora bien: Colón a la espera del 4 de junio para conocer su próximo rival en Copa Sudamericana, tendrá por delante dicho torneo, la Copa Santa Fe, la Copa Argentina, el inicio del nuevo certamen de Superliga y un poco más en el tiempo, ya en 2019, su nueva participación en el segundo torneo continental en importancia a nivel clubes.

Para estar a la altura de las circunstancias, en ese proceso de ir creciendo deportivamente que siempre rondó en la cabeza del presidente sabalero, se necesita un plantel dotado de jerarquía.



Colón tiene una importante cantidad de dinero en sus arcas que solo Vignatti –reacio siempre a difundir valores y operaciones– sabe perfectamente. El dinero por la venta de Alario a Alemania y el que ingresará por el traspaso de Conti no es para despreciar.

Entonces, se abren en el horizonte muchas situaciones a develar en un plantel "grande en edad", con futbolistas a los que se les termina el contrato y merecerán, cada uno desde lo individual, un análisis profundo para determinar si continúan o se despedirán del rojinegro.

En este 2018, a Eduardo Domínguez le trajeron lo que pidió: el lateral Gonzalo Escobar que se ganó el puesto y desplazó a Clemente Rodríguez, uno de los que no seguirá en Santa Fe. Después llegó el GRAN refuerzo del equipo: Javier Correa.

Si Colón llegó a la Copa Sudamericana 2019 y avanzó de ronda en la presente edición, mucho tuvieron que ver los goles del cordobés que se convirtió en pieza clave para la formación de Domínguez.

Los otros dos casos revisten un análisis en varios aspectos, más allá de la relación costo-beneficio. Uno es Alan Ruiz, casi que una operación hilvanada por la dirigencia, con el aval del propio DT, de un futbolista que rindió bien en su primer paso pero que en la última Superliga apenas tuvo destellos esporádicos de su talento.

El otro es Mariano González. Aquí sí una licencia por resultados anteriores que el actual entrenador se dio, a lo cual la dirigencia le levantó el pulgar. Indudablemente nadie desconoce lo que pudo rendir en el apogeo de su trayectoria por distintos clubes en los que pasó, pero ya en su curva descendente fueron más malas que buenas, con lesiones en el medio y un final que podría ser anunciado respecto a su continuidad, a pesar de tener vínculo hasta fin de año.

Si bien se piensa en otras alternativas, si se puede conseguir la continuidad de Alexander Domínguez sería un gran paso para extender la relación con una de las figuras del equipo. Y después también serán motivo de negociación con sus representantes las continuidades de Matías Fritzler y Marcelo Estigarribia, solamente por citar algunos jugadores que rindieron y pueden ser considerados en la estructura del nuevo Colón.