No caben dudas que la campaña de Eduardo Domínguez como entrenador sabalero fue de mayor a menor y así lo indican los números. En el partido ante Independiente, el entrenador cumplió 30 partidos al frente de Colón en torneos locales.

Por ahora las estadísticas están de su lado, pese a las cuatro derrotas consecutivas que empañaron un poco todo lo bueno que había hecho el cuerpo técnico anteriormente.Recordemos que Domínguez debutó en el empate como local ante Olimpo por 1 a 1 e inmediatamente encadenó una racha de siete triunfos consecutivos, siendo el primero de ellos ante Unión como visitante.

Obviamente que ese lapso fue el mejor del técnico en consonancia con el rendimiento del equipo. En la temporada 2016/2017 Domínguez dirigió 16 cotejos al Rojinegro acumulando ocho victorias, cinco empates y tres derrotas. Obtuvo 29 puntos sobre 48 en juego con una eficacia del 60%.

LEER MÁS ►► Se quedó sin gol

Por su parte, en lo que va de la Superliga el Sabalero cosechó cinco triunfos, cinco igualdades y cuatro caídas, precisamente las últimas. De este modo tiene 20 unidades sobre 42 en disputa con una efectividad del 47,6% por debajo del 60% de la temporada pasada.

No obstante, a la hora de analizar el trabajo de Domínguez en estos 30 partidos, habrá que decir que Colón ganó 13, empató 10 y perdió siete. Cosechó 49 puntos sobre 90 en juego con una eficacia del 54,4% lo que habla a las claras que por el momento los números respaldan al técnico, pero deberá comenzar a ganar para que ese porcentaje no decaiga.