Colón
Viernes 03 de Agosto de 2018

Matías Fritzler, el héroe en San Pablo: "Vi el gol bastantes veces"

El autor del tanto con el que el Sabalero hizo historia al vencer a San Pablo en el Morumbí habló de las sensaciones posteriores al partido por la Copa Sudamericana

"Vi el gol bastantes veces (risas). Te lo hacen llegar y te mandan muchos saludos. Ahora estamos intentando descansar un poco, disfrutando claro, pero con tranquilidad". Así de claro fue Matías Fritzler, autor del gol con el que Colón superó a San Pablo de Brasil por 1-0, en encuentro de ida de los 16º de la Copa Sudamericana disputado en el estadio Morumbí.

Embed

Para muchos, el gran héroe en la noche del 2 de agosto de 2018, que será recordada por siempre en el fútbol argentino al ser el primer equipo en ganar en dicho lugar y ante el dueño de casa por torneos Conmebol. Quizás el volante no toma dimensión de lo que forma parte, ya que siempre irradia tranquilidad en sus palabras, con conceptos de mucha coherencia y llenos de realidad. Tanto es así como en diálogo con Radio El Mundo AM 1070 como lo dejó bien en claro.


"No lo sabíamos hasta después del partido. Es real eso. Es un dato que quizás acrecienta un poco lo que se logró. Es importante y lindo. Es solo una estadística que quedará por siempre en los papeles. Nosotros ahora tenemos que pensar en seguir trabajando, porque tenemos un largo camino por delante", resaltó.


De igual modo, trató de ser cauto respecto a la resolución de la llave: "Sabíamos la dificultad del partido. La seguimos conociendo, ya que la serie no está terminada. Pensamos que será muy complicado pasar de ronda. De igual modo ante eso tenemos la certeza de que en el campo somos 11 contra 11, en donde todos queremos lo mismo y tenemos las mismas posibilidades de lograrlo si hacemos las cosas bien. Es clave el convencimiento. Dimos un paso importante, así que esperemos aprovecharlo en Santa Fe".

Matías Fritzler 1.jpg

Ahondando en detalles del trabajo que se viene haciendo con Eduardo Domínguez como DT, detalló: "Son formas de trabajo. Él trata de exigirle al club de apuntar cada vez más alto y seguir creciendo. Cuando uno tiene objetivos ciertos es importante, si todos no acompañan se hace difícil. Entonces uno mismo hace que esos esfuerzos se den. La realidad es que la única manera de conseguir cosas es teniendo de antemano la necesidad de lo que uno quiere. En base a eso se forma un equipo, donde la idea es que los jugadores tengan las ganas de progresar. Eso genera un ambiente que te lleva a apuntar cada vez más alto. A veces las circunstancias ayudan y otras no. A veces se tiene lo necesario y otras no, entonces esperemos que el club lo siga entendiendo y ayudando, que todos juntos daremos pasos importantes".


"No es fácil encontrar en el fútbol argentino entrenadores con la ambición de Eduardo. Después queda en cada uno cómo siente y vive el fútbol. Más allá de nombres y de las instituciones, la realidad es que los grandes están haciendo grandes diferencias en cuanto a fichajes, pero después está todo muy parejo y no hay tantos equipos que quieran plantarse ante eso mostrando y, desde su posibilidad, romper el molde. A mí como jugador eso me entusiasma y por eso decidí quedarme en Colón sin la necesidad de especular con otras cosas", remarcó.

Colón - San Pablo.jpg

Pensando en la Superliga que se viene, no dudó: "Va a ser todo muy duro para nosotros. Es real. Se nos fue un jugador importantísimo como (Germán) Conti. Ahora vino Erik (Godoy), que se adaptó muy bien. Estamos todos compenetrados y nos vendría bien algún jugador más para ayudar. Sobre todo para lo que buscamos. Tenemos muchos jugadores jóvenes en algunos puestos. Para poder pelear contra los grandes necesitamos un poco más. Ojalá se pueda dar. Si no es así, desde nuestra parte daremos todo".


"Cuesta competir en el mercado. Se cayó un refuerzo hace poco (el chileno Mauricio Pinilla). Veremos qué pasa en los próximos días y sino no importa. Tenemos una gran unión de grupo, algo que es muy complejo de lograr compara suplir las cosas que no tenemos", acotó.


En otro tramo, contó qué les pide el entrenador: "Nos transmite seguridad y convicción. Eso al jugador lo deja tranquilo. De trabajo no voy a hablar, porque sería mejor que se pregunte a él. Está claro que se labura un montón. Lo más importante para un entrenador es eso. A veces se puede y otras no. Hay equipos que lo asimilan más rápido que otros, son 24 o 25 cabezas que piensan una cosa y tienen sus sentimientos también. Creo que se debe ser el trabajo más complicado para Eduardo como técnico".

Matías Fritzler 2.jpg

En el final, habló del clásico y dejó una reflexión interesante con el fin de no quedarse en solo una cosa: "Es algo que noté cuando llegué a Santa Fe. Es algo muy importante y a lo que hay que darle mucho valor. Uno lo entiende. Es una ciudad dividida en dos. O en 70-30, como les gusta decir a los de Colón (risas). La realidad es que estaría bueno también que se vaya cambiando esa mentalidad, de solo pensar en ganar el clásico en lugar de llegar a más cosas".