Apareció de la mano de Antonio Mohamed como el gran proyecto de volante derecho. Pero como muchas veces pasa en Colón, quedó en el camino ante la superpoblación de "figuras" que pasaron sin pena ni gloria tapando a los jugadores de las inferiores. Uno que lo sintió en carne propia fue Facundo Sánchez, quien arrancó como para adueñarse del puesto y luego tuvo que buscar otros horizontes para seguir ligado a este deporte en otro club.

En Defensa y Justicia pudo encontrar su lugar; en Tigre se afianzó como titular y terminó de explotar en Estudiantes, donde actualmente es un valor indiscutido. En una extensa entrevista con el programa Dos Contra Uno, el rubio contó detalles de su carrera, centrándose en un tramo en el Sabalero.

LEER MÁS: Facundo Silva: "Saldremos a ganar todos los partidos"

Pero antes del hablar de los futbolístico, siempre recuerda a su Sa Pereira natal: "Después de tantos años de estar afuera, siempre extrañé al pueblo. Incluso cuando estaba en Santa Fe, que era cerquita. Cuando tenía un ratito libre me iba. Lo que más extraño es la tranquilidad. Tenés que "cuidarte menos" o tomar menos precauciones cuando entrás o salís, porque no hay inseguridad. Es otra cosa y otro ritmo de vida".

Sobre sus inicios, relató: "En mi pueblo había fútbol en ese momento. Fue así como a los cinco años me sumé a un grupo de chicos que fueron reunidos por un padre para ir a probar suerte a San Vicente a una escuelita que se llamaba Sarmiento. Después con el paso del tiempo fueron quedando cada vez menos hasta estar yo solo. Al comienzo íbamos todos en una traffic y luego solo iba a jugar los sábado, porque estaba a 50 kilómetros (risas). Se empezó a complicar con el colegio y encima al quedar solo me tenía que llevar mi viejo y él tenía que trabajar, entonces era todo un tema".

"En Colón empiezo a los 13 años. En ese primer año viajaba, porque aún no me daban pensión. Jugaba en la 9ª de Liga Santafesina. Mi llegada se dio después de ir a un torneo donde un amigo del técnico me vio y llegó para proponerme una prueba y quedé. También había una chance para ir a Atlético de Rafaela, pero tuve que eligir (risas)", contó con sumo detalle. "Siempre jugué de cinco. Hice muchos goles incluso. Recién empecé a jugar de ocho en reserva", acotó.

LEER MÁS: Es el Patrón de todo en el Brigadier López

Dentro de una charla muy risueña, expuso que "cuando sos chico en el interior siempre hinchás por un club de la provincia o la zona y de uno grande. Siempre fue fanático de Boca y de Colón, porque en mi familia eran todos así".

(El día en que debutó en Primera)

Pero ya yendo a la coyuntura, contó cómo vivió sus inicios y la posterior salida: "En Colón no me tocó jugar mucho. El único partido que jugué como titular fue en mi debut en 2009 y después siempre fui al banco o entraba un rato. Me fue muy difícil y no me pude afianzar. Vale decir que justo en esa época Colón tenía un plantel largo y por ahí los chicos del club no teníamos mucho lugar. De los compañeros que tenía, el único que pudo salir fue Facundo Bertoglio. Después el resto se terminó yendo".