Foto: José Busiemi

Colón retomó este miércoles por la tarde los entrenamientos en el predio Ciudad Fútbol con la presencia de 26 jugadores. Al frente de las tareas estuvo el técnico, Pablo Lavallén, quien ya tiene claro con los jugadores que contará en la próxima temporada. Algunos de ellos tienen que definir su situación, a raíz que vencen sus vínculos a fin de mes.

Clemente Rodríguez será uno de los que no será tenido en cuenta y quedará libre. Se especula con que tiene opciones de emigrar a Atlético Tucumán. Con el defensor Damián Schmidt se quiere cristalizar la continuidad y por eso trabaja a la par del resto, al igual que Marcelo Estigarribia y Matías Fritzler, con quien se tiene una reunión final con la dirigencia para terminar de afinar el lápiz en pos de su permanencia.

Vale recordar que ya se despidieron del plantel Franco Zuculini y Gonzalo Bueno; mientras que hubo dos que pegaron el faltazo: uno es el arquero Leonardo Burián, quien está intentando rescindir su contrato. Por ahora es una tarea compleja, ya que el club quiere que respete los dos años más que le quedan o recibir una importante suma en dólares a cambio. Ante se estaría pergeñando su salida.

Por eso la dirigencia, en conjunto con el director deportivo Francisco Ferraro, están en la búsqueda insistente de su reemplazante, aunque no hubo mayores novedades al respecto, que no quita que surjan en las próximas horas. Pero lo más extraño tiene como protagonista a Leonardo Heredia, que debía estar trabajando con el grupo.

También finaliza su segundo préstamo a fin de mes, por lo tanto no puede volver a concretarse otro. En ese caso, el club debería negociar para intentar adquirir su ficha a Almirante Brown, pero finalmente no será así. El jugador estaría al tanto de esto, pero no dio motivos por su ausencia. Esto quizás tenga que ver con que ya está escuchando o analizando otras propuestas. Sin embargo, debería igual estar en Santa Fe.

Vale recordar que el volante llegó como una apuesta hace dos años de la mano de Eduardo Domínguez. Al comienzo le costó adaptarse, algo lógico por venir de la Primera B Metropolitana. Pero a medida que fue pasando el tiempo fue cada vez más tenido en cuenta a punto tal de ser parte de varios partidos como titular. Después, ya con más minutos en el lomo, el DT pidió que se quede y la dirigencia consiguió una nueva cesión.

Fue un valor importante ganándose la titularidad como volante externo en la Superliga y la Copa Sudamericana. Incluso le marcó en un solo partido tres goles a Godoy Cruz en su actuación más destacada. Luego con Julio Comesaña fue más un delantero, en una faceta que pocos conocían. Pero luego cayó en la medianía al igual que el resto.

Con 23 años (11 de enero de 1996) mostró condiciones, pero la realidad es que nunca terminó de convencer. Si bien es cierto que nunca jugó en su puesto natural de enganche, en Colón nunca pudo explotar. Con Pablo Lavallén perdió todavía más terreno y por eso su estadía en Santa Fe tenía fecha de caducidad. Algo esperado. 

Por ahora no se presentó y habrá que ver si lo hace hasta este viernes por la noche, cuando el plantel se embarque hacia Salta, donde realizará la parte más importante de la pretemporada. Lo más probable es que no lo haga, pero por lo menos se notó su falta.