Leonardo Burián no estuvo presente en la vuelta a los entrenamientos y eso causó mucho malestar en la dirigencia y en el cuerpo técnico. El arquero tiene dos años más de contrato y decidió no atajar más en Colón.

Sucede que para romper el contrato debe indemnizar al club y eso es algo que el Cachorro pretendía no hacer. Por eso los dirigentes se pusieron firmes y en las últimas horas su representante Sebastián Morquio tomó contacto con José Vignatti.

Si Burián no pone plata para irse, Colón está dispuesto a mantenerse inflexible haciendo respetar el vínculo. Es por eso que en la vuelta al trabajo se hizo presente un escribano para constatar la ausencia del 1.

Lo cierto es que Pablo Lavallén busca un arquero y las opciones son varias, la prioridad es Alexis Martín Arias, pero la cuestión económica es un impedimento (cláusula de salida de 2.500.000 dólares).

Por ello, existieron contactos con el arquero boliviano Carlos Lampe, quien está con el seleccionado verde para jugar la Copa América (será titular este viernes frente a Brasil).

Desde lo económico no existirían diferencias, pero sucede que hay que esperar que Bolivia termine su participación en la Copa América. Por ello se analizan otras opciones.

Y allí entra a tallar un viejo conocido como Jorge Broun, existieron algunos contactos entre Vignatti y el representante de Fatura. No tendría problemas en desvincularse del Ludogorest de Bulgaria.

Pero habría que ver si existe acuerdo económico y también si es la prioridad para el entrenador. A Broun es una posibilidad que lo seduce, pero por ahora no hay nada concreto.

Y en las últimas horas le acercaron a los directivos y a Francisco Ferraro el nombre de Oscar Ustari quien no tiene club. Su último equipo fue el año pasado el Atlas de México. Aunque en los últimos años tuvo poca actividad perseguido por las lesiones.