Foto: prensa Colón

En Colón la expectativa y la motivación es cada vez más grande, ya que está muy cerca de finalizar las obras de remodelación en el estadio Brigadier López. Una idea que lleva casi dos años y que tras innumerables imponderables se demoró más de la cuenta. Es así que los días fueron pasando y se estaría en la recta definitiva de la colocación de la bandeja en la cabecera sur para que funcione como platea y permita ampliar la capacidad.

El escenario puede albergar a 40.000 personas, pero si se tienen en cuenta los pulmones de seguridad y otros detalles, esa cifra baja bastante. Lógicamente que con todo en funcionamiento se posicionaría entre los escenarios más grandes del país.

El cerramiento del anillo no solo cumpliría con una ilusión de los dirigentes, sino que quedaría completo a punto tal de marcar precedente en la ciudad. Una inversión más que importante que, por hache y por be, se extendió mucho más de lo planeado. Incluso algunos pensaron primero que se inaugurara en marzo en el duelo contra Racing que terminó 1-1 y después para el aniversario 114º del pasado 5 de mayo.

Pero las adversidades climáticas, feriados, paros y otros motivos, aplazaron un poco más el proyecto. Por eso en una de sus últimas apariciones públicas, el presidente José Vignatti prefirió no aventurarse a confirmar una fecha, ya que había cosas que lo impedían.

Es así como en las últimas horas el club utilizó sus redes sociales para mostrar cómo se encara la colocación de los ensambles finales. Después quedarían los retoques de pintura para comenzar a hacer gala del nuevo Cementerio de los Elefantes.