Colón
Martes 03 de Julio de 2018

Por primera vez Domínguez hizo público su fastidio

El entrenador sabalero habló con la prensa y no ocultó su molestia por la demora en la llega de los refuerzos. Habituado al perfil bajo, el DT buscó de alguna manera presionar a los dirigentes en la charla con los periodistas.

No resultó casual que este lunes luego del entrenamiento que llevó adelante el plantel, Eduardo Domínguez eligiera hablar. Lo hizo con la firme intención de manifestar su descontento por la forma en que la dirigencia vienen gestionando la llegada de los refuerzos.

Hace tres semanas que Colón volvió a los entrenamientos y la única cara nueva es la del arquero Leonardo Burián. Pero además, el técnico pretende un marcador central de jerarquía para suplantar a Germán Conti, un volante mixto y un punta que vaya por afuera.

Acostumbrado al perfil bajo y las frases de compromiso, el DT fue muy claro en su mensaje: "Es el momento de empezar a hacer efectivas las cosas", manifestó. Y el descontento tiene que ver con que aún no se resolvió la continuidad de algunos futbolistas (Toledo, Estigarribia y Heredia) ni tampoco el arribo de los refuerzos que solicitó.

Si bien por momentos quiso dejar de lado las polémicas y destacar el trabajo de la dirigencia, es más que obvio que se trató de un tiro por elevación con el objetivo de presionar. Colón debe afrontar una triple competencia y la realidad indica, que hoy tiene menos plantel que hace unos meses.


Por ello, la decisión de hablar fue bien estudiada, dado que no es habitual que el primer día de la semana y sin un partido cerca el DT tome contacto con la prensa y mucho menos si lo hizo el miércoles anterior. En consecuencia, sus palabras fueron planificadas para encontrar rebote en los directivos.

Respecto al plantel que tenía en el primer semestre se fueron: Marinelli, Domínguez, Ceballos, Conti, Silva, Ledesma y Guanca. Es decir siete futbolistas, de los cuales dos eran titulares inamovibles (Domínguez y Conti) otro como Guanca jugó la mayoría de los partidos y el resto eran recambio permanente y alternaban dentro dentro de los 11.

Así las cosas y pensando que en poco tiempo Colón afrontará triple competencia (Copa Argentina, Copa Sudamericana y Superliga) está claro que el técnico no cuenta con demasiado recambio. Y a eso hay que sumarle que Jonathan Galván está lesionado (rotura de ligamentos cruzados), que Tomás Sandoval padece un traumatismo en su rodilla. Además de que Tomás Chancalay y Brian Galván están volviendo de Rusia luego de ser sparrings de la Selección.

Pero eso no es todo, ya que aún no se firmó la continuidad de Marcelo Estigarribia y Leonardo Heredia y Gustavo Toledo retornó a Independiente ya que el Rojo es dueño de su pase y el lateral tiene una oferta de Atlético de Tucumán, más allá de su deseo de continuar en Colón.


Sin dudas que no se trata de un panorama demasiado alentador y es por eso que Domínguez presiona públicamente para acelerar las gestiones. El DT a esta altura pensaba contar con un plantel más amplio y con un equipo que tenga mayor rodaje futbolístico.

Hasta ahora Colón no pudo jugar ni un amistoso dado que se suspendió el que estaba pautado frente a Atlético de Rafaela por el incendio que se registró en la cabina de gas del estadio Brigadier López y de esta manera, recién el sábado por Copa Santa Fe llevará adelante su primer partido.

Por todas estas cosas es que Domínguez eligió dejar de lado su mesura constante y visibilizar su descontento por la manera en que se vienen haciendo las cosas. Habrá que ver si sus palabras surten efecto y llegan las respuestas o si en su defecto tendrá que esperar sentado por soluciones que hasta aquí brillan por su ausencia.