Colón
Viernes 23 de Febrero de 2018

Por qué Colón puede ganar el Clásico

El Sabalero llega a este partido en medio de una racha positiva que incluye tres victorias consecutivas, dos de ellas por la Superliga y una frente al Zamora por la Sudamericana.

En poco tiempo Colón enderezó el rumbo, luego de cuatro derrotas consecutivas que generaron cierta preocupación, las tres victorias consecutivas despejaron cualquier tipo de dudas y en consecuencia el elenco rojinegro llega a este Clásico en un muy buen momento y además con todo el plantel a disposición.

Y motivos le sobran como para esperanzarse con festejar en el Clásico. Un dato relevante que es viene de ganar sus últimos dos partidos como visitante, ante Newell's por la Superliga (1 a 0) y frente al Zamora por la Sudamericana (2 a 0).

El equipo recuperó solidez y tiene experiencia en todos los sectores del campo de juego, en ese rubro le saca una clara ventaja a Unión y eso se notó justamente en el Clásico jugado el año pasado en el 15 de Abril en donde Pablo Ledesma y Diego Vera fueron figuras. A eso hay que agregarle que ahora cuenta con otro jugador de trayectoria y acostumbrado a partidos importantes como Matías Fritzler.

En cuanto a plantel está claro que Colón tiene mayor recambio y eso es fundamental a la hora de buscar soluciones en el armado del equipo o cuando se debe apelar a los cambios. Eduardo Domínguez cuenta con futbolistas de mayor jerarquía y experiencia a su lado en comparación a Leonardo Madelón.

Otro punto a tener en cuenta es que a Unión los dos goles que le marcaron de local fueron luego de un córner (Belgrano y Racing) y que ante Central también perdió por una pelota quieta. Justamente Colón tiene un poderío más que interesante por la vía aérea.


Cuenta con un jugador de eximia pegada como Alan Ruiz, al que habría que sumarle también a Cristian Guanca. Pero sobre todo con grandes cabeceadores como lo son Guillermo Ortiz, Germán Conti, Diego Vera y habría que incluir en ese ítem a Javier Correa y Matías Fritzler.

Al último Clásico Colón lo ganó por arriba con dos cabezazos de Ortiz y Yamil Garnier tras sendos tiros libres desde el costado izquierdo. En partidos cerrados, la pelota parada es clave y allí Colón saca una amplia ventaja.

El Sabalero se siente cómodo esperando y jugando con la impaciencia del rival, sucedió con Newell's y el Zamora tratando de jugar partidos largos en donde el recambio es fundamental. En ese sentido, si los minutos pasan y el resultado no se modifica por allí Colón puede sacar ventaja dado que en el banco esperan jugadores que pueden cambiar la historia.

Por otra parte, al jugar de visitante puede especular un poco más y no tener la obligación de salir a buscar como sucede cuando juega en el Brigadier López. Así las cosas, Colón dispone de argumentos sólidos como para confiar en un resultado positivo.