Colón

¿Qué pasa con los delanteros de Colón?

Javier Correa atraviesa un momento de sequía goleadora, y Eduardo Domínguez se da el lujo de no llevar a Rosario a Nicolás Leguizamón y Tomás Sandoval.

Sábado 03 de Noviembre de 2018

Colón irá hasta el Gigante de Arroyito con la urgencia de sumar de a tres para no perderle pisada a los equipos que pelean en los primeros lugares de la tabla, que al final de la temporada se quedarán con los cupos para los torneos internacionales de 2020.

Es que el Sabalero tuvo su cabeza repartida en la triple competencia al arrancar la 2018/2019, y sobre todo la Copa Sudamericana lo obligó a restarle importancia a la Superliga. Fue así que empezó a remarla desde atrás luego de su eliminación a manos de Junior de Barranquilla y la racha tuvo punto final en la fecha pasada frente a Huracán, en Parque Patricios.

El Sabalero tenía todo a favor, ya que jugaba con un futbolista más y ganaba 2-0 cuando faltaban 15 minutos, pero una reacción increíble de Huracán, sumado a un lapso de desconcierto propio lo dejaron con las manos vacías.

Por eso visitará a Rosario Central con la necesidad de sumar de a tres frente a un rival que llega entonado por haber vencido a Newell's en el clásico de la Copa Argentina, y que también tiene la urgencia de sumar de a tres en la Superliga, ya que hace seis partidos que no lo consigue.

Pero a pesar de la imperioso que se presenta la necesidad de sumar de tres, Eduardo Domínguez optó por no llevar a dos delantero importantes a Rosario, más allá de la sequía goleadora que ostenta Javier Correa, el atacante más jerarquizado que tiene el plantel.

Es cierto que en los últimos partidos Sebastián Bueno y Tomás Chancalay se hicieron presentes en la red adversaria, pero se trata de jugadores que están más pensado para el desequilibrio y la asistencia que para ser el arma letal en el arco contrario.

Desde hace mucho tiempo algunos se preguntan sin respuestas el por qué de no darle más minutos a Tomás Sandoval, quien en los partidos de Copa Santa Fe demostró un alto poder de definición y gol, a pesar que en la Superliga las oportunidades no le sobran.

Se trata de un capital muy importante que tiene el plantel, y que cuando le dieron confianza incluso hasta en el torneo de Primera División demostró sus dotes de goleador, pero a Domínguez está claro que no es la clase de delanteros que le gustan, más allá de que constantemente rondan en torno a su figura algunos rumores de inconducta que conspiran para que se afirme como una de las piezas clave para el DT.

En tanto lo de Leguizamón está claro que se trata de un mal momento futbolístico, donde tuvo varias oportunidades en los últimos partidos y no las pudo aprovechar. Sin embargo, ante el bajo nivel goleador que está teniendo Correa, tampoco se explican los motivos por los cuales se prescinde de sus servicios en un momento donde al equipo le urge levantar cabeza como sea en el Gigante de Arroyito.

Domínguez ya dio varias muestras que detrás de Correa hay un gran vacío, atendiendo a que en varias oportunidades donde el cordobés estuvo ausente se inclinó por improvisar con otros jugadores de centrodelanteros debido a la poca confianza que le tiene a los que vienen por detrás.

Como siempre ocurre en estos casos el resultado final le terminará dando la razón o no a Domínguez, pero está claro que ante la posibilidad que tiene de potenciar el banco de suplentes con jugadores ofensivos, se inclina por dejarlos de lado y probar con otras alternativas que hasta aquí no le dieron los resultados esperados.

¿Te gustó la nota?