Colón
Lunes 26 de Febrero de 2018

Quedó en deuda

Pese a estar en ventaja en el resultado y además contar con un plantel con mayor recambio, Colón no mostró los argumentos necesarios para ganar el partido y además Eduardo Domínguez no acertó en los cambios.

El empate dejó gusto a poco, un sabor agridulce se apoderó del vestuario sabalero. Eduardo Domínguez en declaraciones a la prensa soltó su frustración por el resultado y la manera en que se produjo el empate y los pocos futbolistas que hablaron también reconocieron que no se jugó bien pero que estuvieron cerca de ganarlo y que dejaron pasar esa chance.

Pero más allá del resultado, son varias las cuestiones a analizar respecto a lo que mostró Colón en el 15 de Abril y lo poco que hizo para conseguir los tres puntos. Si bien en varios partidos jugando como visitante el técnico sabalero apostó a un encuentro largo y a partir de allí obtener un buen resultado (Newell's, Zamora y el mismo Clásico que ganó 2 a 0).

Pero en este caso no pudo lograrlo y ese riesgo de aguantar el resultado sin la pelota y defendiendo cerca de su arco lo terminó pagando caro. Desde el planteo táctico sorprendió el DT con el ingreso de Marcelo Estigarribia quien venía con poco ritmo futbolístico. Dejó en el banco a Pablo Ledesma e hizo jugar a Alan Ruiz en una posición lejana al arco rival y tirándose demasiado atrás.

Aún así en la primera etapa le salió bien con el gol de Javier Correa a los 41' en la primera chance clara, más allá de que el primer remate fue de Estigarribia por arriba del travesaño. Casi sin proponérselo se puso en ventaja y en la segunda etapa cuando debía dar el golpe no se animó.


Defendió muy cerca del área, perdió la pelota y los puntas quedaron muy aislados, incluyó a Adrián Bastía en lugar de Ruiz, cuando lo más lógico era el ingreso de Pablo Ledesma para tener el balón. Además mantuvo a Estigarribia, teniendo a Cristian Guanca o Tomás Chancalay para imprimirle velocidad al carril.

Y mantuvo en cancha a Diego Vera que tuvo un flojo rendimiento y perdió siempre con los marcadores centrales. Pero el mayor pecado fue justamente no aprovechar las debilidades de Unión y los nervios que comenzaban a apoderarse del equipo rojiblanco.

Con el plantel que tiene, está claro que Colón puede jugar mejor y una de las cuestiones a tener en cuenta son los continuos cambios que realiza el entrenador. Cambia demasiado de un partido a otro y eso por allí atenta respecto al funcionamiento del equipo.

El recambio es un punto a favor, pero si se aplica de manera puntual, en cambio si eso habilita a cambiar todo el tiempo, puede generar confusión. A veces no se debe pensar tanto en función del rival como lo hace Domínguez y sí potenciar lo que tiene.


Así las cosas, como en su momento se elogiaron los planteos tácticos de Domínguez, producto de la solidez y la eficacia, también habrá que decir que cuesta entender a qué juega Colón. Está claro que podría jugar mejor con el material que tiene y no lo hace. Los resultados lo avalan, pero en el juego sigue en deuda.

El objetivo es continuar en la Copa Sudamericana y está cerca de lograrlo y también en mantenerse en zona de clasificación a las Copas. Lo está logrando y eso es irreprochable, pero queda la sensación que Colón está para más y por eso el Clásico le terminó dejando más interrogantes que certezas.