Colón volverá a salir del país para representar al fútbol argentino. En este caso volverá a jugar la Copa Sudamericana 2018, luego de seis años. El objetivo se logró tras una gran primera parte que tuvo el equipo en cuanto a cosecha de puntos en el campeonato 2016/2017, lo que lo ubicó entre los primeros para lograr dicha clasificación.

En el sorteo el equipo sabalero salió muy bien parado teniendo en cuenta los rivales de los otros equipos argentinos, ya que enfrentará a Zamora Fútbol Club de Venezuela, un equipo de una liga muy inferior y que tiene escasa trascendencia a nivel internacional.

LEER MÁS ►► "Por Conti están lejos de lo que tienen que ofrecer"

Lo más complicado para los dirigidos por Eduardo Domínguez radica en el recorrido que tendrá que hacer para disputar el primer encuentro, que se disputará el martes 13 de febrero, a partir de las 21.30, en el estadio La Carolina.

Es por ello que una de las exigencias de Domínguez, al momento de firmar su nuevo contrato, fue coordinar algunas cuestiones de logísticas, como por ejemplo el viaje en vuelo chárter rumbo a Venezuela, con dos o tres días de anticipación, entre otros requerimientos.

LEER MÁS ►► El Tate agudiza el ingenio para sumar al Droopy Gómez

Por esto se le abre una gran posibilidad a los hinchas que pretendan acompañar al equipo en una patriada histórica para el club, es que el avión que transportará a la delegación hasta Barinas tiene una capacidad de 160 asientos, 50 de los cuales serán ocupados por jugadores, cuerpo técnico y dirigentes.

Por lo tanto, el remanente se pondrá a la venta, e incluirá el viaje, la estadía de tres noches en Barinas, las seis comidas y la entrada al estadio La Carolina para ver el partido de ida de la primera fase de la Sudamericana. El costo, según manejan los dirigentes rojinegros, oscilará entre los 1500 y 2000 dólares.