Colón

Se equivocó adentro y afuera de la cancha

Javier Correa se fue expulsado ante Unión de Sunchales, pero lo peor fueron sus declaraciones faltándole el respeto al rival y a los propios hinchas.

Martes 20 de Noviembre de 2018

Javier Correa hizo todo mal: falló en la definición dentro del área, se peleó con un rival y lo expulsaron y para completar su jornada realizó declaraciones que rebotaron en todos los medios y que no pasaron desapercibidas en los hinchas sabaleros.

Menospreció el partido y la Copa Santa Fe, y además le pegó a la dirigencia, por lo cual se menciona que en las próximas horas el delantero hablará en conferencia de prensa para pedir disculpas y aclarar la situación.

"No nos gusta perder, pero ahora resulta ser que era la final de la Champions League. Esta Copa no sirve para nada, no te da estrellas, para mí es un partido amistoso más", sentenció.

Para luego agregar: "La dirigencia alguna vez se tiene que hacer cargo, que se pongan la camiseta también así nosotros los podemos ayudar desde adentro".

Una total falta de respeto para Unión de Sunchales que ganó de manera merecida la Copa, goleando a Colón en su cancha y siendo aplaudido por los propios simpatizantes rojinegros.

Pero además le faltó el respeto a los hinchas que pagaron una entrada, cuando dijo que esa Copa no sirve para nada. Si es así, entonces no debería haber afrontado la competencia.

Y de paso le apuntó a los dirigentes y eso causó el enojo de José Vignatti y el resto de sus pares de Comisión Directiva. Por ello el presidente se hizo presente en el entrenamiento del lunes y le manifestó a los futbolistas que en diciembre el que quería irse que se vaya.

Correa es de declarar espontáneamente, sin ponerse el casete, pero muchas veces sus afirmaciones bordean la banquina. Juega a los flejes cuando habla, pero también corre el riesgo de que la pelota se le vaya afuera.

Y en esta oportunidad sucedió eso, jugó al límite y le salió mal, el repudio a sus dichos fue generalizado y por eso seguramente dará marcha atrás tratando de explicar lo que resultó inexplicable.

Correa se equivocó y lo sabe, sus frases desafiantes no ayudaron en nada en un momento en el que Colón debe generar calma y no focos de conflicto. Sus condiciones futbolísticas no están en discusión, pero en este caso puso en duda su profesionalismo.

El futbolista tiene la obligación de responder dentro y fuera de la cancha y el sábado el cordobés no hizo ni una cosa ni la otra. El fútbol siempre da revancha y eso es lo que tendrá que refrendar Correa ya sea cuando enfrente los arcos y también los micrófonos.

¿Te gustó la nota?