Colón
Sábado 14 de Abril de 2018

Se repite la tendencia: Domínguez no repetirá el equipo

En lo que va de la Superliga, el entrenador sabalero nunca repitió a los 11 de una fecha a la otra. Lesiones o decisiones tácticas que conspiraron para la formación de un elenco ideal

La era de Eduardo Domínguez en Colón está marcada por el éxito. Llegó para hacerse cargo de un equipo que no encontraba su rumbo en el inicio de 2017 y fue el autor ideológico de la mejor racha histórica del equipo sumando triunfos consecutivos (siete) en Primera División, lo que lo depositó en un certamen internacional después de varios años.

Además, se dio el lujo de dirigir al equipo en el triunfo en el Clásico en el estadio 15 de Abril, logro que el Sabalero no conseguía hacía mucho tiempo. En tanto que también se encargó de valorizar a jugadores que cuando llegó al club no eran utilizados o no podían encontrar su mejor forma futbolística.

Luego llegó el turno de armar un nuevo equipo para afrontar la Superliga, la Copa Argentina, con la mira puesta en la Copa Sudamericana que empezará a disputar en el arranque de 2018. Sumó a jugadores de mucha categoría y recorrido internacional como Marcelo Estigarribia y Alexander Domínguez, aunque el equipo estuvo muy lejos de plasmar lo que se insinuaba que podía concretar con el antecedente de lo conseguido en la primera mitad de 2017.




En la parte inicial de la Superliga el equipo se caracterizó por ganar los partidos que eran accesibles, aunque con rivales de fuste siempre le faltó dar el salto de calidad para hoy haber podido estar en una mejor ubicación en relación a la clasificación a los torneos internacionales de 2017.

Para enderezar el rumbo de la campaña los dirigentes hicieron un gran esfuerzo económico para potenciar el equipo con Javier Correa, Mariano González, Gonzalo Escobar y Alan Ruiz. Sin embargo, los buenos resultados también brillaron por su ausencia y el equipo nunca pudo lograr una identidad futbolística que lo afirme entre los primeros de la Superliga.


Lo concreto es que hoy Domínguez tiene muchas más alternativas a las cuales echar mano que cuando había desembarcado en el Sabalero. De hecho intentó por todos los medios encontrar una formación ideal, aunque por lesiones, suspensiones o decisiones tácticas nunca pudo repetir un equipo de una fecha a la otra en lo que va de la temporada.




En esta jornada estuvo cerca de poder concretarlo, pero se decidió por ir a San Martín para jugar ante Chacarita con un sistema más ofensivo, ya que al equipo no le queda otra que sumar de a tres si pretende acercarse a los puestos de copa.

Es por eso que Facundo Silva, ya recuperado de la molestia que lo dejó sin chances de jugar ante Vélez, recuperará su lugar entre los 11 en lugar de Adrián Bastía. Vale recordar que Mariano González, Pablo Ledesma y Christian Bernardi se encuentran mejor de sus respectivas lesiones aunque no serán arriesgados para enfrentar al Funebrero.