Colón
Viernes 27 de Octubre de 2017

Una gran campaña como visitante

Desde que Eduardo Domínguez es técnico de Colón, el Sabalero jugó nueve partidos fuera de casa, en los que cosechó cinco triunfos, dos empates e igual número de derrotas. Logró un 63% de eficacia.

No hay dudas que los números obtenidos por Eduardo Domínguez respaldan su trabajo como entrenador de Colón y es hasta aquí el argumento más sólido que posee. Quizás a veces desde el juego el equipo no termine de convencer, pero las matemáticas están de su lado y al fin y al cabo eso lo más importante.

Basta repasar la campaña del Sabalero en condición de visitante desde la llegada del técnico, que en sus inicios tuvo un arranque perfecto consiguiendo cuatro triunfos consecutivos fuera de casa. Y el primero nada menos fue en el 15 de Abril en el Clásico ante Unión.

Ese día el Rojinegro volvió a ganar en esa cancha después de 19 años, la última vez había sido en el año 1998. Lo cual resaltó aún más la victoria. Y fue el puntapié inicial para luego hilvanar tres triunfos más como fueron ante Belgrano y Quilmes por 1 a 0 y la goleada frente a Sarmiento por 4 a 0. Pero además con la particularidad de no haber recibido goles.


Sin embargo, esa racha se iba a cortar en la caída impensada que sufrió ante Temperley perdiendo por 3 a 0 en un partido en el que estuvo cerca de empatarlo y en donde el resultado no se terminó ajustando a lo que fue trámite del encuentro.

Luego llegaría el empate 0 a 0 ante Rosario Central en el Gigante de Arroyito y la derrota frente a Racing por 1 a 0. Ese partido ante la Academia sería el último de la temporada pasada en la que acumuló cuatro triunfos, un empate y dos derrotas.

Por su parte, en el inicio de la Superliga el primero partido como visitante fue la victoria ante Arsenal por 1 a 0 y más tarde llegaría la igualdad frente a San Lorenzo 0 a 0. De esta manera y si tomamos el global de Domínguez como DT rojinegro fueron nueve los partidos que disputó lejos del Brigadier López, sumando cinco triunfos, dos empates e igual número de derrotas.

En consecuencia cosechó 17 puntos sobre 27 en juego, con una eficacia realmente destacada del 63%, pero además con apenas cuatro goles en contra, de los cuales tres de ellos fue en un mismo cotejo (Temperley). Por lo cual, en siete de esos partidos mantuvo la valla invicta.


Estadísticas irreprochables que avalan lo hecho hasta aquí por el cuerpo técnico, es cierto que siempre hay margen para mejorar y el propio Domínguez lo sabe, pero también es consciente que lo alcanzado no es para despreciar y que con su llegada a Colón lo convirtió en un equipo incómodo para sus rivales y que ese camino va consiguiendo los objetivos.

Clasificó a la Copa Sudamericana que la jugará el próximo año, engrosó el promedio y está en el lote de los equipos que escolta a Boca. Este viernes tiene otro examen complicado como visitante, pero los antecedentes indican que Colón está en condiciones de sortearlo con éxito.