El pasado jueves se suspendió la venta de entradas para el Clásico Santafesino del próximo domingo, desde las 17.45, en el Brigadier López, por la cuarta fecha de la Superliga, debido a que intervino Utedyc ya que la misma se realizaba con personal administrativo del club.

Posteriormente, el secretario Enrique Böck habló por diferentes medios, entre otras cosas denunció: "Estas situaciones son desgastantes e incomprensibles. No se puede entender que un presidente desatienda estas cosas. No se puede atender a los simpatizantes como unos locos. Este hombre se quiere joder en nosotros y le importa un pito quiénes son los que van a comprar. Es una desidia este hombre. Ya se lo dije personalmente (a Vignatti), que jamás le iba a reclamar lo que no corresponda y él a eso no le importa. Es un déspota".

Y agregó: "El club notificó que arrancaba la venta y no le avisó nada al personal. Entonces lo que hizo fue poner a vender al personal administrativo. Entonces cuando nos enteramos se suspendió la venta. Los que deben venden las entradas son los afiliados a Utedyc, entonces este personal no debe hacer lo que no está en su convenio, porque son diferentes".

Mientras que este jueves el personal de Utedyc se hizo presente en la sede del club para continuar con la venta de entradas, pero las mismas fueron destinadas nuevamente al personal administrativo de la institución, lo que derivó en una Asamblea donde se decidió llamarse a huelga.

Luego de la misma, Böck habló por LT10 y anunció: "El personal decidió entrar en huelga porque no se está respetando el convenio colectivo de trabajo, además se solidariza el personal mensualizado, que también entró en huelga".

Y agregó: "No hubo acuerdo, no se respetó, se retiraron los boleteros, se hizo la reunión en el gremio y se determinó el paro. El Ministerio de Trabajo actuó ayer y constató la falta de acatación al convenio colectivo de trabajo, ya que no se estaban vendiendo las entradas de la forma que correspondía. Ahora se les comunicará la medida que se adoptó".