El domingo 12 de junio de 2016 José Vignatti ganó las elecciones con el 48% de los votos en medio de un clima bastante convulsionado, ya que meses antes se habían celebrado los comicios que pusieron al frente del club a Marcelo Ferraro que renunció prematuramente. Por lo cual se desataron conflictos internos entre los dirigentes y finalmente se decidió que la única solución pasaba por llamar nuevamente a elecciones.

Entonces José Vignatti dejó de lado su aporte secundario como colaborador de la Comisión Directiva y se convirtió en protagonista al candidatearse para tomar las riendas del club. Y se intuía que su sola presencia garantizaba un cómodo triunfo por el recuerdo que los hinchas tenían de Vignatti.

Y así fue, ganó sin discusión y su primer mensaje fue recuperar los años dorados en los que Colón era protagonista de los torneos y jugaba Copas internacionales. Y la realidad marca que en menos de dos años de mandato, Vignatti cumplió con los socios y los hinchas.

LEER MÁS ►► Eduardo Domínguez: el técnico que hizo un culto de la eficacia

Colón se olvidó del descenso, salió del Salvataje Deportivo, se anunció un superávit de 37.000.000 de pesos y de manera consecutiva el Sabalero clasificó a dos Sudamericanas y en la actual pasó a los 16 avos. Pero además no perdió ningún Clásico teniendo en cuenta que Colón venía de dos derrotas consecutivas ante Unión.

Más allá de las circunstancias y la manera en que se fue, se podrá decir que acertó con la llegada de Paolo Montero si se toma en cuenta los resultados obtenidos por el técnico uruguayo. Y mucho más cuando cerró el arribo de Eduardo Domínguez cuando algunos desconfiaban por su inexperiencia.

Participó y fue importante para acelerar la transferencia de Lucas Alario al fútbol alemán que le significó un dinero muy importante a la tesorería rojinegra. Y ahora cerró la operación por la cual Germán Conti jugará en el Benfica de Portugal.

LEER MÁS ►► Bastía: "Todos decían que ya estábamos afuera pero a los partidos hay que jugarlos"

Negociaciones que robustecerán la economía del club y que será fundamental para terminar de cerrar el estadio y completar la obra que inició con la transformación del Brigadier López. Pero a los éxitos actuales habrá que sumarle los obtenidos en su primera etapa.

De esta manera, bajo su conducción Colón clasificó a cinco torneos internacionales (Conmebol 1997, Libertadores 1998, Sudamericana 2003, Sudamericana 2018 y Sudamericana 2019). El plantel está al día, ordenó las cuentas y potenció al equipo sumando refuerzos importantes con el objetivo de dar el salto de calidad.

Aún con ciertos errores, intentó superar lo hecho en el primer año y continuó invirtiendo en función de pensar en objetivos más grandes. Le dio todos los gustos a Domínguez y se hizo cargo cuando expresó públicamente que no entrar en la Sudamericana era un fracaso. Apostó fuerte y en la noche de Avellaneda se quedó con un pleno para convertirse en el presidente más exitoso que tuvo Colón a lo largo de sus 113 años de vida.

LEER MÁS ►► El hincha de Colón explotó y salió a las calles a festejar la clasificación