Colón

Vignatti y una visita poco amistosa al plantel sabalero

El presidente se hizo presente en el primer entrenamiento de Colón, habló con los jugadores y les dejó un duro mensaje de cara al final del año deportivo.

Martes 20 de Noviembre de 2018

José Vignatti atraviesa uno de los momentos más complicados desde su retorno a la presidencia de Colón. Y el mayor problema que debe afrontar, más allá de que los socios e hinchas piden explicaciones sobre la venta de Lucas Alario al Bayer Leverkusen y de Germán Conti al Benfica de Portugal, es el futbolístico, debido a que el equipo llega al final del año envuelto en una crisis futbolística que debe solucionar eligiendo al reemplazante ideal de Eduardo Domínguez.

El extécnico de Huracán venía dando muestras a través de sus declaraciones que su exitoso ciclo al frente del plantel estaba agotado. Es que para calificarlo de muy positivo basta con remontarse al momento en que desembarcó en el club, donde el promedio era una amenaza constante y la lucha por ingresar a las copas era una utopía.

Pero rápidamente comenzaron a llegar los resultados, con siete victorias consecutivas (récord del club en Primera División), un triunfo en el Clásico de visitante y una clasificación para disputar la Copa Sudamericana después de muchos años.

Para agregarle al exitoso recorrido de Domínguez por el Sabalero vale mencionar una nueva clasificación para disputar la Sudamericana, un invicto de tres partidos en los Clásicos (ganó uno y empató dos) y una gran actuación en el actual certamen internacional, donde eliminó al poderoso San Pablo de Brasil (le ganó en el Morumbí) e hizo un gran papel contra Junior, que está a un paso de convertirse en finalista.

Por ese motivo es mucho más significativo el desafío de encontrarle un reemplazante a Domínguez, que pueda estar a la altura de todo lo que alcanzó en el banco rojinegro. La primera alternativa de colocar a Esteban Fuertes como interino por ahora no dio el resultado esperado, ya que el equipo perdió las dos finales de Copa Santa Fe ante Unión de Sunchales (de dos categorías más abajo) y creció la preocupación.

Todo se potenció con las declaraciones de Javier Correa, quien pidió que los dirigentes se hicieran responsables de la situación, declaraciones que cayeron muy mal en el seno de la Comisión Directiva.

Por este motivo, en el regreso del plantel a los entrenamientos, se hizo presente Vignatti, aunque el que no estuvo con aviso fue Esteban Fuertes. El máximo titular sabalero habló con los jugadores y les manifestó que si alguno estaba a disgusto una vez que se cerrara el 2018 estarían todos los contratos a disposición para rescindirlos.

Incluso se menciona que este miércoles el cordobés Correa, quien salió de los vestuarios muy ofuscado luego de tener una fuerte discusión con un integrante del plantel, brindará una conferencia de prensa donde pedirá disculpas por las declaraciones vertidas en la zona del Roque Otrino, donde los jugadores habitualmente hablan luego de los partidos.

¿Te gustó la nota?