La Superliga puso primera con pocos goles, muchas polémicas y algunos campos de juego que dejaron mucho que desear.

Está claro que así como el camino es largo y recién todo se definirá el año que viene, cada partido juega su papel importante para los equipos que tienen ciertas apetencias. Los que desean ser protagonistas saben que no pueden perder terreno, y los que pretenden llegar a una copa internacional, deberán construir una buena campaña para alcanzar lo trazado.

Y con el sistema que cada vez propone más descensos para dejar la Superliga en 22 componentes trae aparejado que la tabla de promedios empiece a jugar con el correr de la competencia un papel trascendental.

A la espera del debut de San Martín de Tucumán, que recién lo hará el próximo lunes ante Unión en La Ciudadela, el resto de los equipos que arrancan con la misión de mantener la categoría no tuvieron una buena cosecha, a excepción de Gimnasia (LP) y Vélez.

Tigre empezó ganando pero San Lorenzo le empató y se lamentará al final del camino. El Matador tiene que hacer una campaña extraordinaria pues arrastra pésimas campañas y eso le puede pasar factura.

Patronato no pasó del empate contra Colón, mientras que Belgrano y San Martín de San Juan igualaron sin abrir el marcador en Córdoba y Aldosivi inició su vuelta a Primera con un revés en Santa Fe.