Cuádruple crimen en La Plata: investigan si fueron dos los asesinos

El ADN hallado en el arma homicida no es del acusado. El fiscal pidió más análisis genéticos. Se investiga una supuesta deuda de juego de una de las víctimas.

Miércoles 14 de Diciembre de 2011

El fiscal Alvaro Garganta, quien investiga el crimen de tres mujeres y una niña en un barrio periférico de La Plata, sostuvo que no descarta "ninguna hipótesis" en el caso, inclusive la de la posible participación de una segunda persona en el sangriento hecho.

En las últimas horas, el caso pareció dar un vuelco, ya que, según trascendió, las pruebas genéticas realizadas en el lugar de la masacre habrían dado negativo en cuanto al novio de una de las víctimas, Osvaldo Martínez, único sospechoso detenido por el cuádruple crimen, según un resultado preliminar.

Ese resultado provisorio y su repercusión en la prensa, además de las hipótesis alternativas lanzadas por la defensa de Martínez, hicieron que tres hombres, un testigo directo y otros dos relacionados directamente de las víctimas, se hayan sometido en forma voluntaria a la extracción de sangre.

Se trata de Marcelo Tagliaferro, el remisero que llevó a una de las víctimas a la escena del crimen y ubicó en el lugar a Martínez; el padre de la pequeña Micaela Galle y el ex esposo de Marisol Pereyra, ambas asesinadas en la casa del barrio La Loma.

En tanto, Garganta admitió que una de las líneas investigadas es la relacionada con Susana de Barttole, la mayor de las víctimas. De esa manera, el instructor, que dijo que "se investigan también las hipótesis planteadas por la defensa" de Martínez, dejó traslucir que las averiguaciones también apuntarían a una disputa de la mujer con sus hermanas por la herencia de una casa.

El propio Martínez, en su declaración, también había apuntado contra un primo de su novia, Bárbara Santos, otra de las víctimas, un hombre que sufría de esquizofrenia y visitaba seguido la casa en la que se produjo el hecho.

Al contemplar la posibilidad de que se confirme de que el ADN no sea del detenido, Garganta dijo que ese resultado "puede excluirlo" así como también "agregar a una segunda persona". No obstante, trascendió que el fiscal va a seguir teniendo como principal sospechoso, en base a otros elementos de prueba, a Martínez, pese a que su ADN no llegue a ser encontrado en la casa en la que se produjeron los asesinatos.

El fiscal destacó que la escena del crimen fue encontrada "limpia" de huellas, lo que habla de que el o los asesinos se encargaron de borrarla, y señaló que "costó mucho trabajo obtener las pruebas de ADN".

Bárbara Santos, de 29 años; su madre Susana De Barttole, de 63; su hija Micaela Galle, de 11 y su amiga Marisol Pereyra, de 35, fueron asesinada entre la noche del 26 de noviembre y la madrugada del 27 en una casa del barrio La Loma.

¿Te gustó la nota?