Claudio Cáplan

ovacion@unosantafe.com.ar

Después de lo que fue en su momento el duro golpe de haber descendido, ayer por la tarde Unión arrancó otro capítulo en la Primera “B” Nacional y lo hizo con el pie derecho. Se quedó con los primeros tres puntos en la fecha inicial ante Villa San Carlos, en el 15 de Abril, tras derrotarlo por 1-0, con un golazo de Brahian Alemán. En resumen, la victoria fue lo único positivo que obtuvo el elenco que comanda Facundo Sava.

El arranque

En los primeros minutos el local no encontró la pelota como para convertirse en dominador del partido, eso se debió porque la formación de Ricardo Rezza se paró rápidamente en la zona tatengue, no dejó que Alemán y Laso intenten jugar por los carriles para poder golpear el arco de Gastón Sessa. Es más, el que estuvo mejor parado fue el visitante.

Uno de los factores principales fue la presión que los volantes ejercieron sobre el dueño de casa.

Gol y cambio de cara

Pero a pesar del comienzo complicado que mostró el dueño de casa, a los 9 minutos y desde 30 metros, Brahian Alemán tomó la bocha en posición de diez y sacó un tiro espectacular que se le metió por sobre la humanidad de un adelantado golero Villero que, aunque quiso reaccionar, la pelota infló la red y se convirtió en golazo tatengue.

Luego de la apertura, el Rojiblanco mejoró y fue el autor del gol el que se puso el equipo al hombro; a los 14’ un tiro libre del charrúa casi se mete en el ángulo superior izquierdo pero Sessa la desvió al tiro de esquina.

Desde la concreción del tanto de Alemán y hasta los 25 minutos, el Tate manejó levemente el trámite del cotejo, pero con el correr de los minutos fue mermando en su rendimiento y nuevamente el visitante le quitó la pelota y hasta tuvo un par de situaciones de gol con el delantero Fernandes Silva. Pero en una contuvo el arquero local y la más clara la definió muy mal por encima del travesaño. Dos de los futbolistas del Villero que complicaron al medio santafesino compuesto por Bruna y Mattos fueron Sommariva y Rancez, pero después poco y nada.

Así se diluyó el primer tiempo, con dos equipos que en los últimos diez minutos mostraron un bajo nivel futbolístico, por eso el encuentro terminó siendo un cúmulo de imprecisiones, destacándose en el local la intención de poner la pelota al piso de Alemán, secundado por el rendimiento del debutante Mauricio Martínez en la defensa y en el mediocampo con la garra y la presión de Nicolás Bruna.

En el contrario, Sommariva y en algunos pasajes Sapetti y Fernandes Silva fueron los que por momentos complicaron al Tatengue.

La parte final

En el inicio del segundo tiempo, Unión y Villa San Carlos continuaron con el bajo rendimiento que terminaron la etapa inicial, ninguno de los protagonistas se pusieron el traje de dueño del trámite de la tarde, se observó un cotejo inexpresivo, aunque dentro de lo que ya era un partido mal jugado por ambas formaciones, a los 14’ y a los 15’ el que estuvo más cerca de marcar fue el visitante, pero apareció el golero Daniel Islas para ahogar el grito de gol visitante.

A los 19’, y nuevamente con un pelotazo largo y frontal a las espaldas de Emanuel Brítez, el equipo de Rezza casi empata en los botines de Fernandes Silva, pero cerró en forma excelente Zurbriggen. Así quedó claro que después del primer cuarto fue el Celeste un poco más que el Tatengue.

De esa manera, quedó claro que pasaron los minutos y los locales nunca le encontraron la vuelta al partido. El equipo de Sava hizo algo que ni siquiera en Primera y perdiendo lo realizó: utilizar el pelotazo innecesario para buscar algún jugador bien ubicado o lo que fue mucho más sorpresivo, reventar la pelota a cualquier lado para salir del asedio que imponía por momentos Villa San Carlos, pero siempre a través de pelotazos frontales.

Además, ni el ingreso de Zapata por Jara trajo efecto para poner pausa en el medio. Alemán ya no tuvo la preponderancia que mostró en el primer tiempo y Laso no marcó diferencia ni fue salida, la visita con poco fue el que más cerca del gol estuvo, incluso transformando en figura al guardameta de la Avenida.

A pesar de la intención clara de juego que mantiene Sava y sus dirigidos para lograr el rápido retorno a Primera, ayer no pudo ponerla en práctica ante un duro equipo como lo es Villa San Carlos, pero logró algo que en el fútbol vale como oro: ganar y con un golazo, lo único lindo.