Derecho de jarras: agua gratis en bares y restaurantes de la ciudad

Para cuidar. En el marco del Día Mundial del Agua, la Defensoría del Pueblo impulsa este proyecto que nació hace dos años en Rosario. La intención es que en cada mesa haya un recipiente para que los clientes se sirvan

Viernes 24 de Marzo de 2017

En 2015, la Cátedra del Agua de la Universidad Nacional de Rosario junto con la Defensoría del Pueblo lanzaron la campaña denominada "Derecho de Jarras" con el fin de que se garantice el acceso al agua sana, pública y gratuita en bares, restaurantes y lugares públicos de la provincia de Santa Fe. Consiste en que estos comercios coloquen recipientes con agua potable sobre las mesas para que puedan acceder los clientes. Vale aclarar que no se trata de una imposición, pero sí una invitación para que se implemente en la ciudad. Esta acción se realiza en conmemoración al Día Mundial del Agua que se celebra el 22 de marzo.

"Esta iniciativa surgió hace dos años y en un trabajo coordinado con la Defensoría queremos tratar de que en los restaurantes y bares haya una jarra de agua potable y de alguna manera dé una mirada de que el agua es un derecho humano y que paulatinamente se vaya relegando el uso de los envases plásticos, que además de ser de este material son pagos", comenzó a explicar Raúl Lamberto desde la Defensoría del Pueblo sobre esta propuesta.

En esta línea, contó: "Al recordarse la fecha del Día Mundial del Agua, nos parecía importante retomar el tema de cuidado y a partir del alcance de la Defensoría en toda la provincia volver a plantear que es una iniciativa importante de implementar, que hay experiencias en otros lugares, y que el cliente puede comprar la botella de agua, pero que la jarra es una opción para que también tenga el agua potable a disposición".

Más adelante se refirió al agua en sí y su importancia para la vida del ser humano y al respecto dijo: "Creemos que el tema del agua tiene muchas miradas, por un lado es un bien escaso en el mundo, se debe tener una cultura de que como es escaso se debe cuidar, por más que estemos geográficamente al lado de un río de agua dulce, uno de los más importantes del mundo, pero esa cultura tiene que ver con que no podemos mirar hacia otro lado cuando es un problema de falta en todo el mundo".

Aprovechó para referirse a la necesidad de cuidar los acuíferos, proteger la pérdidas técnicas que muchas veces se generan en las redes de provisión de agua, "pero a su vez en la vida diaria se debe tener una cultura de no hacer un despilfarro ya sea en el aseo personal, en la utilización de mangueras muchas veces para regar o limpiar los vehículos, en definitiva tratar de entender que es un bien preciado y fundamental para la vida, pero a su vez escaso para muchos lugares de la humanidad y es por eso que hay que manejarse como parte de un mundo y no como un punto geográfico", expresó más adelante Lamberto.

Cambiar hábitos

Ante la consulta sobre si en Rosario se implementó y cuál es la realidad en la ciudad de Santa Fe, el representante de la Defensoría del Pueblo dijo que "tiene que ver con un gesto, con una prédica", agregó y luego dijo: "Hay dos opciones: una que sea por consenso; y la otra es buscar un camino legal para imponerlo. Pero eso es independiente, lo importante es que estas cosas no hay que imponerlas, deben ser parte de una prédica y una cultura; y este es quizás el papel de la Defensoría que no tiene imperio, no es la que resuelve, pero sí tiene un prestigio importante como para generar una prédica destinada a ir generando prácticas culturales que nos lleven a tomar estas decisiones".

En definitiva, Lamberto dijo que se trata de una invitación a todas las instituciones de las cámaras empresarias, de hoteles, de los bares, entre otros, a que se sumen a esta idea: "Que va a tener un gran imparto porque nos da una proyección como provincia si lo queremos hacer, valorando la calidad de vida, la salud de la gente, más allá del tema económico o comercial que pueda generar la comercialización del agua", manifestó el representante de la Defensoría del Pueblo de Santa Fe.

Por otra parte, además de reconocer al agua potable como un derecho humano, es indispensable también concebirla como un recurso que solo es renovable si se utiliza de manera sustentable. Es por ello que la institución también insta a la población a adoptar medidas que tiendan a la preservación de este invaluable recurso. Algunos consejos para ello son lavarse los dientes y afeitarse con la canilla cerrada; arreglar las canillas y cañerías que gotean; y usar lavavajillas y lavarropas con alta eficiencia energética y utilizarlos de manera correcta.

Además aconseja utilizar baldes y no mangueras para limpiar veredas y pisos; en lo posible, regar las plantas con agua reutilizada (por ejemplo la que se usó para lavar verduras); no tirar innecesariamente de la cadena del inodoro; y utilizar inodoros con posibilidad de descarga parcial.

¿Te gustó la nota?