El lunes, alrededor de las 19, dos alumnos de 13 y 16 años de la escuela Belgrano -en Urquiza y Moreno- fueron llevados por agentes de la Comisaría 1ª a esa sede policial, en el marco de una investigación por una amenaza de bomba hecha desde un teléfono celular, desde el interior del mismo establecimiento escolar.

Denuncia

Las autoridades que recepcionaron la amenaza denunciaron el suceso al 911 y posteriormente, arribaron al edificio los oficiales y suboficiales de la Comisaría 1ª y de la Brigada de Explosivos, siendo que éstos últimos cumplimentaron el registro del inmueble adonde funciona la escuela, sin hallar elemento alguno como el denunciado. Pero, lograron secuestrar el teléfono celular desde el que partió el llamado con la amenaza de colocación del artefacto explosivo. Fue ubicado el joven de 16 años dueño del aparato, que a su vez dijo que la amenaza la hizo otro menor de 13 años, cuando se lo sacó en un descuido.

Delito imputado

Frente a los dichos contradictorios de uno y otro menor, ambos fueron llevados a la Comisaría 1° de Santa Fe, adonde la jefatura comunicó el caso al juez de menores en turno, que ordenó respecto del adolescente de 16 años que sea identificado dactiloscópicamente y que se le forme causa como presunto autor del delito de "intimidación pública", y que fuera convocada su madre para informarla sobre la situación; y con relación al menor de 13 años, quedó a disposición de los funcionarios de la subsecretaría del menor, la adolescencia y la familia.